CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

Chinos contratan a madres sustitutas en Estados Unidos

Por Sophia Yan

(CNNMoney) — Después de años de esperar tener un bebé, Linda Zhang se sintió desconsolada cuando se enteró que ella y su esposo no podían concebir. Ella consideró recurrir a la red clandestina de alquiler de úteros de China, pero la descartó por los riesgos.

«Luego me enteré por mis amigos que las leyes y procedimientos médicos de alquiler de úteros en Estados Unidos eran más avanzados, así que decidí ir a Estados Unidos para encontrar a una sustituta», dijo Zhang.

Catorce meses después, Zhang y su esposo viajaron de regreso a Shanghái con su hijo recién nacido.

Los Zhang son parte de un creciente número de familias chinas que están contratando a mujeres estadounidenses como madres sustitutas, lo cual genera una lucrativa industria que abarca dos continentes.

«Nunca he visto nada como lo que he visto con los chinos», dijo John Weltman de la agencia Circle Surrogacy con sede en Boston. «Es como una explosión».

Pagarle a estadounidenses para que lleven a sus hijos permite que los chinos burlen las restrictivas políticas de reproducción de su país natal… donde el alquiler de úteros es ilegal y a pesar de las recientes reformas, las familias aún son sancionadas si tienen más de un hijo.

Otro incentivo: el niño se convierte automáticamente en un ciudadano estadounidense y puede patrocinar a sus padres para que obtengan su permiso de residencia cuando cumpla los 21 años.

Aunque actualmente existe un debate en Estados Unidos sobre la ciudadanía por nacimiento, los centros de alquiler de úteros que fueron entrevistados por CNNMoney dijeron que ellos cuidadosamente someten a investigación a los candidatos y exigen que las parejas demuestren una razón médica para solicitar el alquilar de un útero.

Se corre la voz

En Estados Unidos, Zhang, de 43 años de edad, trabajó con Extraordinary Conceptions, un centro de subrogación que ayuda a los clientes a conocer doctores, consultar con abogados y encontrar madres sustitutas. Aunque algunas parejas pueden usar sus propios óvulos y espermatozoides, aquellos que necesitan buscar donantes tienden a buscar óvulos de mujeres chinas u otros orígenes asiáticos, dijo Weltman.

Todo el proceso de subrogación por lo general dura unos 15 meses y requiere que las parejas realicen algunas visitas a Estados Unidos. En total, Zhang pagó alrededor de 130.000 dólares… lo cual casi concuerda con las tarifas que cobran otros proveedores de subrogación, aunque los costos pueden dispararse hasta alrededor de 150.000 dólares.

Extraordinary Conceptions ha trabajado con cientos de parejas de China y recibe hasta 10 solicitudes al mes. Alrededor del 40% de los clientes de los centros son chinos y el grupo incluso ha contratado a cinco hablantes nativos para que los ayude a lidiar con el repentino aumento del interés.

«Es como todo lo demás… una vez que alguien descubre algo, y se corre la voz, las personas se dan cuenta de que hay otra opción», dijo Mario Caballero, director ejecutivo de Extraordinary Conceptions.

Las parejas chinas viajan a Estados Unidos con visas de turistas, lo cual por lo general cubre los servicios médicos. Muchos optan por tener a sus hijos en California, porque las leyes del estado son favorables en relación a los derechos parentales.

Los padres previstos fácilmente pueden lograr que sus nombres —no del sustituto— aparezcan en el certificado de nacimiento del niño. En otros estados, el papeleo es mucho más complicado.

«Todos los documentos oficiales del bebé muestran que nosotros somos los padres… si nosotros no decimos nada, entonces nadie podría saber que usamos a una madre sustituta», dijo Zhang. «Pero todos nuestros amigos y familiares saben y están felices por nosotros».

Desde entonces, Zhang y su esposo han establecido un negocio de subrogación, cobrando alrededor de 15.000 dólares para ayudar a parejas chinas a que ellos mismos encuentren centros de subrogación en Estados Unidos, a traducir los documentos oficiales y solicitar visas.

Para algunos de sus clientes, visitar Estados Unidos para la subrogación es su primer viaje al extranjero.

«Existe un enorme número de razones médicas que llevan a las personas a alquilar de úteros», dijo el Dr. David Smotrich, un médico que ha trabajado con cientos de pacientes chinos en varias agencias de subrogación en California.

Algunas mujeres podrían tener condiciones que hacen que no sea seguro para ellas quedar embarazadas, en otros casos, las parejas gay chinas buscan la subrogación. La contaminación también contribuye al aumento de la esterilidad entre los chinos, dijo Smotrich.

El este se encuentra con el occidente

Contratar a madres sustitutas estadounidenses podría significar navegar por un lenguaje y otras diferencias culturales. Algunas parejas, por ejemplo, tratan de aplicar medicina china u otras creencias tradicionales, algo a lo que no están acostumbrados los estadounidenses.

Tony Jiang y su esposa tuvieron tres hijos con madres sustitutas estadounidenses y él recuerda las diferencias en cuanto al enfoque del embarazo. Se espera que las madres embarazadas chinas descansen y consuman determinados alimentos y bebidas tradicionales, mientras que muchas estadounidenses a menudo continúan trabajando, viajando y ejercitándose, dice.

Jiang ahora dirige DiYi Consulting, un servicio que envía a parejas chinas a centros de subrogación estadounidenses. Como parte del trabajo, él incluso tuvo que decirle a las parejas que posiblemente podrían utilizar un método chino tradicional de astrología, llamado »bazi» para seleccionar el nombre del bebé. La práctica usa la fecha y lugar de nacimiento, pero no es viable ya que Estados Unidos está al menos 12 horas detrás de China y las estrellas se encuentran en diferentes posiciones.

Para ambos, Jiang y Zhang, llevar a sus bebés a China fue un proceso tranquilo. Una vez que obtuvieron los certificados de nacimiento y pasaportes estadounidenses para sus hijos, ellos pudieron regresar a Shanghái. China no permite ciudadanía doble.

El gobierno chino periódicamente toma medidas contra el mercado ilegal de subrogación, pero los negocios operados por Jiang y Zhang no han sido afectados. Ni siquiera sus propios hijos han enfrentado problemas legales y tampoco han sido tratados como marginados sociales… a pesar de las circunstancias poco comunes de sus nacimientos.

Zhang cree que eso es porque «todos nuestros servicios de subrogación fueron llevados a cabo en Estados Unidos… ninguno de estos se hizo dentro de China».’

Su voz se animó cuando habló sobre sus planes de enviar a su hijo, actualmente de dos años, a una escuela internacional en algunos años.

«Ahora, estamos muy felices, pero el tipo de dolor por el que pasamos anteriormente posiblemente sea difícil de entender», dijo Zhang.