(CNN Español) – El papa hizo la tarde del domingo una visita de cortesía a Raúl Castro, presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba.

Castro recibió a Francisco en el Palacio de la Revolución, de La Habana.

Tras la presentación protocolar de sus comitivas, los dignatarios caminaron de forma pausada por los pasillos y algunos salones de la sede del gobierno cubano y después se reunieron de forma privada.

Paralelamente, delegaciones de Cuba y el Vaticano, encabezadas por el vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, tuvieron una sesión de trabajo.

Al final de la reunión, el papa y Raúl Castro intercambiaron obsequios. Francisco le regaló un mosaico de la virgen de la Caridad del Cobre. Por su parte, el presidente de Cuba le dio una gran escultura de la crucifixión del artista Alexis Leyva Machado, cuya cruz está hecha de remos.

Tras la visita, el papa hizo un recorrido por las principales calles de La Habana, para trasladarse a la catedral de la capital cubana, donde encabezará la celebración de las Vísperas con sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas.

Durante el recorrido, el papa hizo una rápida y sorpresiva visita a la sede de la Compañía de Jesús, en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, el templo más alto de Cuba, en Centro Habana.