CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Sentencian a 28 años a dueño de compañía de maní por brote de salmonela en EE.UU.

Por Moni Basu

(CNN) — Incluso después de que su mamá muriera, Jeff Almer compró una tarjeta del Día de la Madre salpicada de tonos pastel y con las palabras más amorosas. Él metió una foto de su madre dentro de la tarjeta y la dirigió a Stewart Parnell, el hombre que era propietario y estaba a cargo de Peanut Corporation of America (PCA).

Dentro, Almer escribió: no sabía a dónde enviar esto desde que mi madre murió, así que te la envío a ti, la persona que es responsable de su actual destino.

Shirley Mae Almer, de 72 años, sobrevivió a cáncer de pulmón y a un tumor cerebral, pero no a una de las comidas favoritas de Estados Unidos: mantequilla de maní. La compañía de Parnell, PCA, había fabricado la sustancia cremosa que ella untó en su tostada en un hogar de ancianos en Minnesota. Estaba espolvoreada con salmonela mortal.

Shirley Mae Almer, de 72 años, al centro.

Almer murió pocos días antes de Navidad en el 2008. Su hijo le envío la tarjeta del Día de la Madre para hacerle saber a Parnell como se sentía: “Sé lo que hiciste. Tú sabes lo que hiciste. Y yo no me quedaré con los brazos cruzados al respecto”.

Esa fue la única comunicación que Almer tuvo con Parnell, quien fue declarado culpable hace un año en un juicio sin precedentes de seguridad alimentaria. El lunes, Parnell fue sentenciado a 28 años tras las rejas. Su hermano y agente de alimentos, Michael Parnell, enfrenta 17 años de prisión y la gerente de planta, Mary Wilkerson, cinco años.

Es la primera vez que un ejecutivo de alimentos ha sido declarado culpable y sentenciado por cargos de delitos graves federales vinculados a un brote de intoxicación alimentaria.

Almer, quien se convirtió en un activista de la seguridad alimentaria después de la muerte de su madre, en un principio se mostró sorprendido porque la sentencia inclusive pudo haber sido de cadena perpetua.

“Nada se compara con esto”, dijo Almer. “Esto no tiene precedentes”.

‘Simplemente envíalo’

El brote de salmonela que tuvo lugar hace casi siete años fue el evento más mortífero de su tipo en los últimos años.

Los detectives federales y estatales de la enfermedad le dieron seguimiento a la muerte de nueve personas, entre ellas Shirley Almer, hasta llegar a la planta de procesamiento de maní de PCA en Blakely, Georgia. Otras 714 personas en 46 estados se enfermaron, algunas de gravedad.

“Nuestro gobierno parece estar enviando un mensaje claro de que al envenenar a tus clientes podrías terminar en la cárcel”, dijo Bill Marler, un abogado de seguridad alimentaria de Seattle que representó a varias víctimas de la epidemia, incluyendo a Almer.

En el juicio, los fiscales llamaron a los 45 testigos y presentaron más de 1.000 documentos, incluyendo meses de correos electrónicos, resultados de laboratorio y registros financieros para defender sus argumentos de que Parnell estaba enterado de la contaminación, que la encubrió y que le ordenó a PCA que continuara con los envíos de pasta de maní contaminada con salmonella que era utilizada para fabricar una variedad de productos.

La feroz declaración de apertura de la acusación contenía tres palabras, ahora infames, que Parnell le escribió en un correo electrónico en marzo del 2007 a uno de los gerentes de planta sobre los productos contaminados: “Simplemente envíalo”.

Las declaraciones y testigos de la defensa, que llevaron en total 104 minutos, habían descrito a Parnell como propietario de una pequeña empresa que fue usado de chivo expiatorio por el gobierno. Los abogados defensores argumentaron que Parnell no sabía nada de la mala gestión de la planta, que él fue el chivo expiatorio por el delito de otros empleados.

La acción judicial es algo fuera de lo común, dijo Marler, debido a que el Departamento de Justicia acusó a los hermanos Parnell de delitos graves. Los casos anteriores involucraban delitos menores.

“Los fiscales se arriesgaron y, afortunadamente, el jurado les creyó”, dijo Marler. “El jurado consideró esto como correspondía. Los correos electrónicos y documentos contaban una historia de una empresa que estaba más interesada en enviar productos que en asegurar que los productos fueran seguros”.

1,4 millones de casos al año

La salmonela es la causa más común de enfermedades transmitidas por alimentos en Estados Unidos y enferma hasta 1,4 millones personas cada año.

Un actual brote de salmonela de pepinos ha infectado a 418 personas en 31 estados, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El Arizona Daily Star reportó la muerte de una mujer después de comer un pepino contaminado.

En el brote de PCA, los exempleados de la empresa describieron condiciones insalubres en la planta del suroeste de Georgia. Los inspectores federales encontraron cucarachas, ratas, moho, suciedad, grasa acumulada y excrementos de aves durante el allanamiento. También encontraron un techo con goteras.

La salmonela a menudo es asociada con la carne, las aves de corral, los huevos y la leche cruda… productos procedentes de animales que son portadores de la bacteria. También prospera en los intestinos de las aves y se puede encontrar en frutas y verduras, así como en ingredientes elaborados a partir de ellos.

La presencia de agua en lo que se supone que debe ser una instalación de procesamiento en seco para maní, es como añadirle leña al fuego en el caso de la salmonela, dicen los expertos en seguridad alimentaria.

Los funcionarios de salud encontraron similares condiciones deficientes en otra planta de procesamiento de PCA en Plainview, Texas. La compañía se declaró en bancarrota bajo el Capítulo 7, poco después de que fuera cerrada.

Dos exgerentes de planta hicieron acuerdos con el gobierno a cambio de su testimonio contra Parnell.

Almer tuvo que pasar varios días en la sala de tribunales para la sentencia de Parnell el año pasado en Albany, Georgia. Este fin de semana viajó desde su casa de Minnesota de regreso a Albany. Él dijo que necesitaba hablar en la sentencia de Parnell por su bienestar personal. Él quería ver a los ojos a Parnell y a otros ejecutivos de la empresa, hablar sobre su madre y decirles “qué le quitaron y qué nunca le podrán quitar”.

Él dijo que estaba agotado de hablar de la muerte de su madre todos estos años y que la condena finalmente le permitirá cerrar ese capítulo. Sentía como si estaba llegando al último capítulo luego de trabajar mucho en una larga novela, tal como “La guerra y la paz”.

“La gente piensa que la salmonela es algo que da dolor de estómago”, dijo Almer. “Mató a mi madre”