Vladimir Putin. Imagen de archivo.

(CNN)– El objetivo de los ataques aéreos rusos en Siria es estabilizar el gobierno del presidente Bachar al Asad, dijo el mandatario ruso, Vladimir Putin, a la televisión estatal el domingo, añadiendo que Rusia no tiene planes de realizar una operación terrestre.

Rusia ha lanzado decenas de misiones de combate y más de 100 ataques aéreos desde el inicio de la campaña de Siria, el pasado 30 de septiembre, de acuerdo con cifras del Ministerio de Defensa ruso. ISIS, dice Rusia, es el objetivo principal.

El domingo, las fuerzas aéreas rusas atacaron 63 posiciones ISIS, incluyendo 53 bastiones, un centro de mando, cuatro campos de entrenamiento y siete depósitos de municiones, dijo el ministerio.

Un día antes, las fuerzas aéreas rusas atacaron 55 objetivos de ISIS, incluyendo "los principales y más grandes centros logísticos de ISIS", depósitos de municiones y campos de entrenamiento.

"Nuestra tarea es la de estabilizar el gobierno legítimo y crear las condiciones para un compromiso político", dijo Putin en la entrevista con Rusia 24.

"Por la vía militar, por supuesto. Las unidades de terroristas internacionales y su calaña no tienen ningún deseo de negociar con el gobierno sirio, que está casi sitiado en su propia capital".

Preguntado sobre la posibilidad de una operación terrestre, Putin dijo: "no vamos a hacerlo, y nuestros amigos sirios lo saben".

Putin dijo que los ataques aéreos tienen un alto grado de precisión gracias a la recopilación de inteligencia de Rusia durante un largo período de tiempo.

"Estábamos comparando diferentes tipos de información que recibimos", dijo. "Los especialistas del Estado Mayor General, en coordinación con socios sirios y otros países de la región, han creado un centro de información en Bagdad. Como resultado del intercambio de datos, se recibió información adicional.

"Así que todo lo que ocurre en los cielos y en la tierra no es una acción espontánea, sino el cumplimiento de los planes anteriormente previstos".

Estados Unidos y otros actores han puesto en duda los objetivos de Rusia, sugiriendo que los ataques aéreos no están dirigidos principalmente a ISIS si no a la oposición siria, en un intento de reforzar la posición del gobierno sirio.

Putin dijo que Moscú no tiene razones para unirse a la lucha de alguien más.

"No se trata de política exterior. La política exterior rusa es amante de la paz, sin ninguna exageración. Si nos fijamos en el mapa del mundo, y vemos lo que Rusia es, se hace evidente que no necesitamos ningún territorio extranjeros o recursos naturales extranjeros. Rusia es un país autosuficiente. No necesitamos a alguien para luchar ni ningún conflicto", dijo.

Putin criticó el programa de Estados Unidos para entrenar a los rebeldes sirios, que el secretario de Defensa de Estados Unidos Ash Carter admitió este verano. Funcionarios estadounidenses dijeron el viernes que el programa de 500 millones de dólares será suspendido.

"Me gustaría que nos dieron 500 millones de dólares. Los hubiera gastado mejor en términos de lucha contra el terrorismo internacional. Es verdad. Pero, en cualquier caso, tenemos que trabajar juntos para hacer, como he dicho, un amplio intercambio de información de inteligencia", dijo Putin.

Repitió su oferta para cooperar con Estados Unidos para llevar a cabo ataques en Siria, a pesar de la negativa de Carter la semana pasada.

"En respuesta a las acusaciones en nuestra contra sobre que llevamos a cabo ataques aéreos contra la oposición moderada, y no contra ISIS y otras organizaciones terroristas, respondemos: ‘digamos que usted conoce mejor la situación sobre el terreno, usted ha estado allí por más de un año de forma ilegal. Dennos los objetivos y trabajaremos sobre ellos".

Alla Eshchenko y Don Melvin contribuyeron con este reporte.