Donald Trump, precandidato republicano a la presidencia de EE.UU. (Crédito: Archivo Getty Images).

(CNN) – Horas después de los brutales ataques en París, Donald Trump dijo que esos atentados terroristas "habrían sido una situación muy distinta" si la ciudad tuviera leyes más relajadas sobre las armas.

"Cuando ves a París —sabes que se trata de una ciudad con las leyes sobre armas más estrictas— nadie tenía armas excepto los tipos malos. Nadie tenía armas. Nadie", dijo Trump en un mitin de campaña en Texas.

"Simplemente les estaban disparando uno a uno y dicen que las fuerzas de seguridad entraron, hubo un gran tiroteo y a la larga mataron a los terroristas", relató.

"Puedes decir lo que quieras, pero si ellos hubieran tenido armas, si los ciudadanos tuvieran armas, si les fuera permitido portarlas...", dijo Trump, e hizo una pausa mientras la multitud rompía en un fuerte aplauso, "la situación hubiera sido muy distinta".

Trump hizo un comentario similar anteriormente este año luego del ataque terrorista en París que estuvo dirigido a la sede de la revista satírica Charlie Hebdo y a un mercado judío.

"¿No es interesante que la tragedia en París se llevara a cabo en uno de los países más estrictos del mundo en cuanto al control de armas?", tuiteó Trump en enero.

El tuit volvió a surgir el viernes, lo que generó una pronta reprimenda por parte del embajador francés en Estados Unidos, quien aparentemente creyó que el tuit había sido publicado el viernes.

"Este mensaje es repugnante por su falta de decencia humana. Buitre", escribió el embajador Gerard Araud en un tuit, el cual fue borrado posteriormente.

El sábado, Trump inmediatamente abordó la tragedia en París, al hacer un llamado a tener un momento de silencio cuando subió al escenario para recordar a las más de 130 personas que murieron en la serie de ataques coordinados.

Trump criticó el liderazgo del presidente Obama en la lucha contra ISIS, y señaló que horas antes de los ataques, Obama había dicho que Estados Unidos había "contenido" a ISIS. "Tenemos un liderazgo que no sabe lo que está haciendo", soltó Trump.

El magnate también arremetió contra la decisión de Obama de permitir que refugiados sirios entren a Estados Unidos, y dijo que tal medida era una "locura".

"Todos tenemos corazón y todos queremos cuidar de las personas, pero con los problemas que nuestro país tiene, el recibir a 250.000 personas —algunas de ellas van a tener problemas, grandes problemas— simplemente es una locura. Tenemos que estar locos. Es terrible", dijo Trump.

No está claro de dónde sacó Trump la cifra de 250.000. En septiembre, Obama ordenó que su gobierno "aumentara" el número de refugiados sirios a quienes se les permite el ingreso a Estados Unidos, y dirigió a su equipo a que se preparara para al menos 10.000 para este año fiscal. Los 10.000 refugiados sirios serían asignados a partir de una cuota de 75.000 ingresos de refugiados de alrededor del mundo.

En septiembre, un asesor del Senado dijo que el secretario de Estado, John Kerry, le dijo a los senadores que el gobierno "buscaría un aumento de más allá" del total mundial, posiblemente de hasta 100.000.