(CNN)– Por equivocación, hasta 3.200 convictos fueron liberados mucho antes de la prisión estatal de Washington debido a errores al calcular el crédito por buena conducta, dijeron los funcionarios el martes.

Los errores ocurrieron hace 13 años y comenzaron luego de que un fallo de la Corte Suprema le ordenara al Departamento Correccional que aplicara los créditos por "buena conducta" ganados dentro de la prisión del condado a la sentencia del estado, según dijo el gobernador Jay Inslee.

Alrededor del 3% de todas las liberaciones recibieron créditos excesivos de "buena conducta". El número medio de días que los prisioneros fueron erróneamente liberados antes de tiempo es de 49 días, dijeron los funcionarios.

Los funcionarios del correccional ahora están tratando de localizar a los exdelincuentes que fueron liberados con mucho tiempo de anticipación y las autoridades estatales se asegurarán de que los exdelincuentes "cumplan con sus sentencias según lo establecido por la ley", dijeron los funcionarios.

Sin embargo, a los expresidiarios les darán un crédito de buena conducta "día por día" por su tiempo en la comunidad. Dependiendo de cuánto tiempo les quede para cumplir con su sentencia, los delincuentes serán liberados por trabajo o volverán a prisión, dijeron las autoridades.

Eso podría equivaler a un número relativamente pequeño de exdelincuentes que deben volver, dijo Jaime Smith, portavoz de la oficina del gobernador.

"Hasta el momento el Departamento Correccional ha identificado a siete delincuentes que deben regresar a prisión y hemos llevado a cinco", dijo el martes.

Los funcionarios del correccional se enteraron del problema en el 2012 y empezaron a solucionarlo, pero "por razones que se investigan, la corrección de la secuenciación se retrasó en varias ocasiones", dijo el gobernador.

Un director de información recién contratado atrajo nuevamente la atención al problema, dijo Inslee.

"El hecho de que se permitiera este problema durante 13 años es profundamente decepcionante para mí, totalmente inaceptable y, francamente, irritante", dijo Inslee en un comunicado.

El gobernador ha contratado a dos fiscales federales retirados, Robert Westinghouse y Carl Blackstone, para llevar a cabo una revisión independiente de cómo se produjo el error y por qué tardó 13 años en resolverse.

"Estos fueron errores graves con consecuencias graves. Cuando me enteré de esto, le pedí al DOC que solucionara el problema, que lo arreglara rápido y que lo hiciera bien", dijo el gobernador en un comunicado.

"Me han surgido muchas interrogantes en relación a cómo y por qué sucedió esto, y entiendo que los miembros del público tendrán esas mismas inquietudes. Espero que la investigación externa proporcione la transparencia y la responsabilidad que necesitamos para asegurarnos de que este problema ha sido resuelto", agregó.

Inslee ordenó el cese temporal de la liberación de cualquier preso de la prisión estatal "hasta que se haga un cálculo manual a fin de asegurar que el delincuente esté siendo liberado en la fecha correcta", dijeron las autoridades.

Se debería contar con un software para calcular las fechas de liberación a partir del 7 de enero, dijeron los funcionarios.