(CNN) - La fiebre por el gordo bote de la lotería Powerball continúa en Estados Unidos. Tanto, que las compras masivas de tiquetes aumentaron aún más el premio mayor que ahora llega a 1.400 millones de dólares.

La lotería que se jugará este miércoles le dará al feliz ganador (si llega a haberlo en esta ocasión) un total de 868 millones de dólares (después de deducciones fiscales), lo que impondrá un récord histórico en los premios de loterías.

El último sorteo de la Powerball no tuvo un ganador el sábado después de alcanzar la asombrosa cifra de 900 millones de dólares, que es, por mucho, el más grande jamás acumulado en la historia del juego en EE.UU.

El premio ha ido creciendo desde noviembre 7 y no ha parado hasta acumular una cifra récord.

El pasado jueves alcanzó 700 millones después de que nadie lo ganó.

El frenesí de compras continuó todo el día sábado. Unas horas antes del sorteo, la Lotería de Texas informó que casi 6 millones de dólares en billetes de Powerball fueron vendidos en un período de una hora.