CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Móvil

¿Funciona tu teléfono móvil gracias al trabajo infantil?

Por Hope King

NUEVA YORK (CNNMoney) — La abundancia de productos electrónicos y aparatos hace que sea fácil olvidar lo que se necesita para llevarlos al mercado. El proceso de fabricación empieza con elementos esenciales en minería y que están muy lejos de cualquier cosa bonita que desenvolvemos y usamos.

Las principales compañías tecnológicas podrían estar comprando componentes electrónicos hechos de minerales extraídos por niños, según un informe de Amnistía Internacional que fue publicado el lunes.

Los investigadores de este informe encontraron que docenas de empresas, entre estas Apple, Microsoft, y Samsung, podrían tener conexiones con al menos una compañía cuya fuente de suministro de cobalto son minas de subsistencia o “artesanales” en la República Democrática del Congo (RDC).

El cobalto es un elemento clave usado en las baterías de iones de litio. La mayoría de los dispositivos de los consumidores —desde teléfonos inteligentes y computadoras portátiles, hasta monopatines de autoequilibrio y baterías de la empresa Tesla— usan este tipo de fuente de energía. La RDC suministra gran parte de este cobalto a todo el mundo.

“Descubrimos que los comerciantes están comprando cobalto sin indagar cómo ni de dónde lo extraen”, dijo el lunes en una declaración Emmanuel Umpula. Umpula es director ejecutivo de African Resources Watch, una organización no gubernamental que trabajó en el informe con Amnistía Internacional.

En abril y mayo del 2015, los investigadores entrevistaron a 87 personas, incluyendo a 17 niños, que trabajan o habían trabajado en cinco minas artesanales.

Encontraron niños de tan solo 7 años recolectando, clasificando y limpiando minerales durante 10 a 24 horas seguidas. En el proceso, se exponen a partículas que pueden conducir a enfermedades relacionadas con los pulmones, y arriesgarse a ser golpeados o explotados económicamente.

“Hay una gran cantidad de polvo, es muy fácil coger resfriados y nos dolía todo el cuerpo”, les dijo a los investigadores un adolescente de 15 años llamado Dany.

“Les vendía a los [comerciantes] que tienen balanzas. Pero algunos de los otros no tenían balanzas y solo estimaban el peso y no eran justos… nos pagaban menos de lo que les pagaban a los adultos”, dijo Loïc, quien tenía 13 años en ese entonces.

Niños trabajadores clasificando y triturando cobalto.

Una estimación realizada por UNICEF en el 2014 estableció el número de niños que trabajan en las minas del sur de la RDC en unos 40.000.

Los niños que trabajan en las minas de cobalto ganan entre 1 y 2 dólares al día, según el informe. Ellos gastan sus ingresos en alimentos o en la escuela porque sus padres no tienen suficiente dinero para apoyarlos.

Los comerciantes venden lo que se extrae a las empresas que extraen el cobalto y lo preparan para fabricación. Congo Dongfang Mining International es una de las mayores empresas en esta categoría.

La firma china es propiedad de Huayou Cobalt, la cual vende una gran parte de sus productos de cobalto a los fabricantes de baterías.

Relacionado: Fairphone quiere ponerle fin a los ‘aparatos de sangre’

Apple dijo en el informe que actualmente estaba “evaluando docenas de diferentes materiales, incluyendo el cobalto, con el fin de identificar el trabajo y los riesgos ambientales”.

Microsoft fue “incapaz de decir ‘con absoluta seguridad’ si el cobalto en sus productos tiene su origen en Katanga, en la República Democrática del Congo”… una provincia con un alto número de minas.

Samsung también dijo que estaba investigando las relaciones de la cadena de suministro.

Empresas como Apple, Microsoft y Samsung ya publican listas de sus principales proveedores, así como los criterios para la selección. Pero Amnistía Internacional considera que los gobiernos y las empresas privadas pueden hacer más.

“Muchas de las grandes empresas tecnológicas declararon que tienen una política de tolerancia cero cuando se trata de trabajo infantil en sus cadenas de suministro. Sin embargo, no proporcionaron detalles sobre investigaciones específicas y verificaciones que hayan llevado a cabo para identificar y abordar el trabajo infantil en las cadenas de suministro de cobalto”, dijo el grupo sin fines de lucro.

Huayou Cobalt, la empresa que prepara el mineral para la producción, tiene una gran responsabilidad también.

“Debería ser capaz de identificar de dónde se extrae, quién lo hace y en qué condiciones lo hacen”, dijo Amnistía.

Huayou dijo en su respuesta que “no tenía conocimiento de que alguno de nuestros proveedores legítimos han contratado trabajo infantil en sus sitios mineros”.