CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Chile, México y Perú firman el controversial Acuerdo de Asociación Transpacífico

Por CNNMoney

(CNNMoney) — Cientos de manifestantes bloquearon el tráfico en Auckland, Nueva Zelandia, este jueves para protestar por la firma del controversial acuerdo comercial que lleva años en proceso.

Mientras los ministros de 12 países finalizaron el documento y lo firmaron, los grupos de manifestantes bloquearon las principales intersecciones de la ciudad, según TVNZ, afiliada de CNN. La policía local dijo que no se hicieron arrestos.

Estados Unidos, Japón, Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Perú, Malasia, México, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam firmaron el TPP después de alcanzar un acuerdo final en octubre.

El trato crea una zona de libre comercio entre 12 naciones del Pacífico que juntas representan el 40% de la economía mundial.

Las negociaciones duraron años, principalmente porque los oficiales de cada país tenían complicaciones políticas en sus naciones.

Los fabricantes de autos japoneses y los granjeros, por ejemplo, se preocupaban de perder su negocio si en el país se permitían importaciones más baratas provenientes de EE.UU..

Los opositores en Australia advirtieron que el trato podría resultar en precios elevados en las medicinas.

En Estados Unidos, los críticos argumentaban que los productos del país estarían obligados a competir contra fabricaciones hechas por trabajadores de bajos ingresos, mientras que los que lo apoyaban decían que le daría un impulso a las exportaciones y los trabajos bien pagos en EE.UU..

Para complicar el asunto, las negociaciones se dieron a puerta cerrada, y el borrador del texto no fue publicado. Esto no es inusual en las negociaciones de acuerdos comerciales: los líderes de los países no quiere que los detalles se filtren antes de que se llegue a un acuerdo final.

A largo plazo, el trato, que excluye a China, la segunda economía más grande del mundo– podría ayudar a fortalecer la influencia estadounidense en el Pacífico y le dará más poder para imponer las reglas de comercio en la mayor parte de Asía.