CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cultura

Miles de palabras francesas están cambiando, ¿por qué?

Por Christina Zdanowicz

(CNN)– Los francoparlantes pronto tendrán que pensar dos veces sobre cómo deletrear ciertas palabras.

Los cambios que hizo el consejo de la lengua francesa, Académie Française, simplificará el deletreo de más o menos 2.400 palabras, lo que coincidirá con el inicio del nuevo año escolar en septiembre.

El acento circunflejo en forma de sombrero desaparecerá por encima de las “i” y “u” en muchas palabras. También verás menos guiones y algunas vocales desaparecerán.

La palabra “cebollas” perderá sus “i”, por lo que en lugar de “oignon” ahora será “ognon”. El acento en la palabra desaparecer, “disparaître”, será eliminado. Y la frase “week-end” dejará de tener guión, convirtiéndose en un “weekend” con aspecto más perezoso.

Los puristas del idioma francés se alborotaron en Twitter el jueves, oponiendo resistencia a los cambios al publicar mensajes de Twitter con el hashtag #ReformeOrthographe (reforma de la ortografía).

Enojados francófilos y políticos se unieron a la protesta en línea por igual.

Pascal Sanchez se refirió a los cambios como una “glorificación de la mediocridad”. Publicó un gráfico que tenía un acento circunflejo.

“Soy el acento circunflejo”, escribió en francés.

Éric Ciotti, miembro de la Asamblea Nacional de Francia, se refirió a la reforma como una “banalización” de la lengua.

Otros se burlaban del hecho de que eliminaran el guión de “week-end”, preguntando si luego seguiría una escritura envilecida como “weeknd”. Oh, espera… alguien ya ha hecho eso.

La angustia lingüística surge un poco tarde. El consejo anunció estos cambios en 1990, pero al parecer nadie se había percatado hasta que se hizo un recordatorio esta semana de que estos cambios entrarían en vigor en el plan de estudios del 2016.

Bueno, como a los franceses les gusta decir, c’est la vie!