(Crédito: ORLANDO SIERRA/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Este lunes quedó instalada la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih).

La iniciativa, presentada por la OEA, busca depurar el sistema judicial actuando con independencia, profesionalismo y transparencia. En su primera etapa, durará cuatro años.

La misión fue propuesta al presidente Juan Orlando Hernández en septiembre del año pasado, luego de que dos iniciativas para crear una misión internacional contra la corrupción e impunidad no prosperaran.

Desde mayo de 2015 en Honduras la ciudadanía realizó multitudinarias marchas tras descubrirse un millonario desfalco al Instituto del Seguro Social, que presuntamente involucraría a funcionarios gubernamentales. Exigía también la creación de una misión internacional similar a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, CICIG.

Durante la instalación de la misión, el presidente Hernández pidió dejar el escepticismo de lado. "Siento que está en el destino de Honduras construir y consolidar su propia ética de trabajo, la honradez, la justicia y la responsabilidad. Siento profundamente que somos la generación a la que corresponde esta tarea y que la Maccih juega un papel central en esta transformación de Honduras", dijo el mandatario.

Entre sus líneas de acción destacan la selección, asesoría y certificación de fiscales y jueces que investigarán casos de corrupción y evaluarán el sistema de justicia hondureño; la construcción de un observatorio para monitorear el progreso del sistema de justicia, junto a la sociedad civil; y la elaboración de un nuevo marco jurídico para el financiamiento político electoral.

Juan Jiménez, vocero de la Maccih, dijo que la misión busca construir un modelo nuevo de lucha contra la corrupción: "Tenemos claro quiénes son o contra quienes vamos a pelear, vamos a trabajar con las autoridades de la Fiscalía, del poder judicial, de la Policía, para poder construir mejores instituciones y mejores procesos de investigación, ya verán ustedes cuando la misión esté funcionando los niveles de trabajo que vamos a realizar aquí en el país".

Pese a que ya fue instalada la misión, el Congreso de Honduras aún debe aprobar este convenio.

Por su parte, la misión deberá presentar informes públicos cada semestre y enviarlos al secretario general de la OEA para ser discutidos en el seno del organismo.