Más de 1 millón de personas entraron en territorio de la UE desde el inicio de 2015. (Matt Cardy/Getty Images)

(CNN) - La Unión Europea y funcionarios del gobierno de Turquía alcanzaron un acuerdo este viernes sobre cómo hacer frente a la avalancha de refugiados sirios que llegan al continente.

Preben Aamann, portavoz del presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, dijo a través de Twitter que la reunión bilateral llegó a su fin y que se espera una reunión para discutir las conclusiones.

“Lo que sigue: reunión con 28 estados de la Unión Europea sobre las conclusiones con @Ahmet_Davetoglu”

Según le dijo a CNN el oficial de comunicaciones del Consejo Europeo y de la Unión Europea Jüri Laas, se espera que el acuerdo sea firmado formalmente y que los detalles finales del mismo sean acordados por ambas partes.

Entre tanto, el primer ministro de República Checa, Bohuslav Sobotka, dijo a través de Twitter que a partir del 20 de marzo todos los inmigrantes ilegales que lleguen a Grecia desde Turquía, serán devueltos.

El acuerdo implica devolver a todos los inmigrantes que cruzan ilegalmente a las costas griegas desde Turquía –incluidos los refugiados sirios-.

A cambio, la UE costeará los gastos de repatriación y se compromete a reubicar a un refugiado sirio en los Estados miembro por cada refugiado que Turquía readmita desde Grecia.

Además, el bloque se compromete a pagar inicialmente 3.000 millones de euros (3.300 millones de dólares) a Turquía para atender a los refugiados sirios y estudiar un aumento de la ayuda –el país pide el doble-. Y otra concesión: los ciudadanos turcos no necesitarán visado para entrar en la UE a partir de junio.

Más temprano el primer ministro de Turquía Ahmet Davatoglu insistió en que la reunión debía centrarse no en “la negociación, sino en valores humanitarios”.

Más temprano El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, presentó la posición de la Unión Europea al primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, durante la reunión del Consejo de la UE de los jefes de Estado y de Gobierno en Bruselas.

Tusk dijo el jueves que las negociaciones serán difíciles e intensas, y dio tres principios fundamentales: el acuerdo debe ser aceptable para todos los miembros de la UE, debe cumplir con la legislación internacional, y debe ser parte de una estrategia global.

"Soy cautelosamente optimista, pero francamente, más prudente que optimista", dijo.

El plan fue propuesto a principios de mes, y la redacción final está siendo discutida en esta reunión de dos días del Consejo Europeo.

El acuerdo implicaría expulsar a Turquía a todos los inmigrantes –incluidos los refugiados- que crucen ilegalmente a Grecia desde las costas turcas, a cambio de ayuda financiera a Ankara para que haga frente a la emergencia.

Los líderes europeos se enfrentan a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, en la que más de 1 millón de personas entraron en territorio de la UE desde el inicio de 2015.

La mayoría ha llegado mediante redes de tráfico para cruzar el mar Egeo, que separa Turquía y Grecia. Más de 400 inmigrantes murieron en la travesía en lo que va de año.

La mayoría de los inmigrantes proceden de Siria, donde la guerra civil ha creado más de 4 millones de refugiados. Más de 2,7 millones de refugiados sirios están en Turquía.