(CNN) - Aunque se han llevado a cabo una gran cantidad de contiendas primarias para las elecciones presidenciales del 2016, aún observamos una continua disparidad entre el estado de las nominaciones demócratas y las del Partido Republicano. Los dos partidos han tenido un movimiento de mercado muy diferente desde el verano pasado; hoy en día, la nominación demócrata para Hillary Clinton está asegurada en gran medida, pero no se puede decir lo mismo en el caso de Donald Trump.

El "mercado de predicción política" de CNN, administrado por una empresa llamada Pivit, es un juego que toma en consideración las encuestas y otros elementos e invita a los usuarios a predecir qué rumbo tomarán las elecciones. Los mercados cambian a medida que el público interviene en el incremento o disminución de la posibilidad que un candidato o partido gane o pierda una elección. No debe ser confundido como una encuesta de votantes reales.

Aquí podrás darle un vistazo a los mercados y podrás profundizar más en el impacto de una nominación inestable del Partido Republicano en todos los demás mercados de predicción política.

La nominación demócrata

Hillary Clinton tiene un 97 % de probabilidades de ganar la nominación de su partido. Aunque Bernie Sanders ha representado un desafío más fuerte de lo esperado para Hillary Clinton, y ha obtenido algunos triunfos en las primarias claves, la exsecretaria de Estado ha declarado reiteradamente que tiene una ventaja sobre el senador de Vermont en el mercado de la nominación.

Las victorias de Sanders en Michigan y un puñado de las primeras contiendas de marzo dieron lugar a que Clinton bajará a un 83% de probabilidades a principios de este mes, pero desde entonces se ha recuperado a su máximo histórico del 97%.

Con una ventaja de más de 900 delegados sobre Sanders, es evidente que Clinton se ha abierto paso hacia la nominación. No anticipamos más volatilidad del mercado en las primarias que se llevarán a cabo en marzo y abril.

La nominación republicana

Las probabilidades de Donald Trump para ganar la nominación del Partido Republicano actualmente son del 75%, mientras que sus competidores más cercanos lo siguen muy por detrás: Ted Cruz tiene un 22% de probabilidades y John Kasich solo un 3%. Aunque la ventaja de Trump debería sugerir que de cierto modo se ha abierto paso hacia la nominación, los mercados no están de acuerdo.

Matemática de delegados: Trump tiene una ventaja de más de 250 delegados sobre Ted Cruz y una mayor posibilidad de alcanzar el umbral de 1.237 delegados para ganar la nominación. Sin embargo, no todo está perdido para el senador de Texas. Cruz aún tiene el potencial para destruir a Trump al ganarle en algunas de las elecciones primarias restantes, lo cual podría impedir que Trump alcance los 1.237.

Trump entonces se vería obligado a solicitar los delegados sueltos que son enviados a la Convención Nacional Republicana en Cleveland en julio para llegar a 1.237. Hay muchos delegados sueltos que podrían ayudar o perjudicar a Trump. Un ejemplo es Pensilvania, el cual envía 54 delegados sueltos a la Convención Nacional Republicana. Trump se ha desempeñado bien en los estados del cinturón industrial, donde tiene el apoyo de los votantes blancos de clase trabajadora. En el lado negativo para Trump, están los votantes sueltos de Marco Rubio, quienes muy poco probable se alinearán con el magnate de los negocios.

Caos de la convención: el mercado de predicción política para la convención del Partido Republicano actualmente se encuentra en un 55% de probabilidades de que el partido republicano no designará a un candidato con la primera votación. El público no está seguro sobre las posibilidades de Trump, mientras que el coro de republicanos de la clase dirigente cada vez más hacen un llamado para que se lleve a cabo una convención abierta. Trump tendrá seis semanas desde el final de la temporada de primarias (7 de junio) para asegurar los delegados que necesita; sin embargo, si Cruz logra cerrar la brecha de delegados, el escenario estará preparado para una verdadera batalla en Cleveland.

Lo que es más, toda esta incertidumbre tiene un efecto dominó en una lista completa de otros mercados de predicción:

La convención abierta del Partido Republicano: como se mencionó anteriormente, el mercado de convenciones abiertas ha observado una gran volatilidad en tan solo las últimas semanas. Las probabilidades de que no exista ningún candidato propuesto por los republicanos por medio del primer voto actualmente se ha recuperado, alcanzando un 55% de probabilidades. Ese mercado alcanzó su máximo actual justo antes del cierre de las votaciones el 15 de marzo (también conocido como Supermartes 3), donde las probabilidades alcanzaron un máximo de 75%.

Partido presidencial ganador: los demócratas alcanzaron un nivel alto de mercado con un 73% de probabilidades de ser el partido ganador en las elecciones presidenciales del 2016. Las probabilidades a favor de una victoria demócrata han presentado un constante aumento durante el último mes, mientras que los republicanos observaron victorias divididas entre Trump y Cruz en las primarias.

Próximo presidente de Estados Unidos: Clinton alcanzó un máximo histórico con más de 71% de probabilidades de ser la próxima presidenta de Estados Unidos, ya que ha asegurado su nominación y los republicanos se preparan para una convención abierta. Trump está en segundo lugar en este mercado con un 21%, pero como muestra el siguiente gráfico, no se ha acercado al nivel de liderazgo de Clinton en el mercado.

Mayoría del Senado: el estado del partido republicano también está afectando a los mercados más allá de la contienda presidencial. En el mercado en el que los republicanos mantendrían la mayoría en el Senado, las probabilidades bajaron a un 64% (de un máximo de 88%) y siguen disminuyendo. Esto hace eco a los peores temores de la clase dirigente de los republicanos en relación a que si Trump llega a ser el líder del partido perjudicaría las contiendas electorales del mismo. Los demócratas están observando un aumento en el mercado, ahora tienen un 36% de probabilidades de recuperar la mayoría en la cámara alta.

El candidato propuesto para la Corte Suprema: los impactos en el mercado incluso alcanzan a la tercera rama del gobierno federal y las probabilidades indican que un juez del Tribunal Supremo ocupará el cargo antes del final del segundo mandato del presidente Barack Obama. Aunque el Senado insiste en que no llevará a cabo audiencias para el candidato designado Merrick Garland, la gente cada vez está más segura de que se confirmará un juez y que será nombrado en el Tribunal Supremo antes de que termine el segundo mandato de Obama. Las probabilidades ahora están en un 52%, ya que las probabilidades aumentan constantemente desde que Obama anunció a Garland como su candidato para sustituir al fallecido juez Antonin Scalia.

Dado que falta un poco menos de cuatro meses para las convenciones demócratas y republicanas, dos historias muy diferentes se están desarrollando para Clinton y Trump. Mientras que el Partido Republicano se enfrenta a una creciente inquietud entre sus filas, la batalla por la nominación republicana está lejos de resolverse.