CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

El inesperado impacto en transgéneros de la ley sobre baños de Carolina del Norte

Por Emanuella Grinberg

(CNN) — Charlie Comero se sintió decepcionado cuando supo la semana pasada que tenía que empezar a usar el baño de mujeres en Carolina del Norte, gracias a una nueva ley estatal que fue firmada por el gobernador Pat McCrory.

En virtud de la “Ley de privacidad y seguridad en las instalaciones públicas”, en escuelas y edificios del gobierno, las personas deben usar el baño que corresponda a su “sexo biológico”, definido como el que está “establecido en el certificado de nacimiento de la persona”.

Eso pone a las personas transgénero como Comero, quien no se identifica con el género que aparece en su certificado de nacimiento, en la incómoda posición de ser obligado a ir al baño con mujeres.

El residente de Charlotte decidió prepararse para la confusión que podría surgir por el hecho de que un hombre con un corte rapado a los costados esté en el baño de mujeres.

El imprimió tarjetas para repartirlas que decían lo siguiente: “Estoy siguiendo una ley que fue aprobada el 23 de marzo. Soy un hombre transgénero que preferiría usar el baño de hombres ahora mismo. Esto probablemente es incómodo para ambos. Por favor contacta a tu asamblea legislativa y diles que te opones al HB2”.

La tarjeta, según se enteró, no cubre todas las circunstancias.

Quienes critican el HB2 advirtieron de las posibles desventajas de restringir el acceso a los baños con base en el “sexo biológico” de la persona.

Las investigaciones demuestran que negarle a las personas transgénero y a las personas que no están de acuerdo con su género el acceso a los baños de su elección en escuelas y el lugar de trabajo puede tener consecuencias negativas en su educación y empleo. Muchos evitan usar los baños públicos por completo, lo que da lugar a problemas a la salud como deshidratación, infecciones de riñón e infecciones del tracto urinario.

Las personas transgénero de color, especialmente las mujeres transgénero de color, enfrentan niveles desproporcionales de acoso y violencia cuando son obligadas a usar baños con base en sus certificados de nacimiento, dijo Kris Hayashi, director ejecutivo del Transgender Law Center.

Además, es una violación de una ley federal que prohíbe la discriminación basada en la identidad sexual o de género, dice Hayashi, al hacer eco de los argumentos presentados en una demanda que desafía la ley. El “House Bill 2” también evita que ciudades aprueben ordenanzas en contra de la discriminación a fin de proteger a las personas gay y transgénero.

Las personas transgénero también deberían tener en mente que HB2 es una ley civil, no un estatuto criminal, dice Hayashi. No hace que usar el baño sea una ofensa criminal por la cual las personas puedan ser detenidas. Aun así, teniendo en mente que no hay forma para predecir cómo las personas reaccionarán al ver a personas transgénero en baños, ellos deberían proceder con precaución, dice Hayashi.

“Las personas transgénero deberían hacer lo que necesitan hacer para sentirse seguros cuando utilizan los baños, sabiendo que alguien podría llamar a la policía y que podrían enfrentar acoso aunque no se trate de una ofensa criminal o una ofensa por la que proceda una detención”, dijo.

En otras ocasiones, puede dar lugar a encuentros incómodos, como lo experimentó Comero.

‘Las personas transgénero son diversas’

Mientras hacía mandados en el centro de Charlotte el lunes, él entró al centro de gobierno para usar el baño de mujeres. Cuando iba de salida, pasó al lado de una mujer que amablemente señaló que estaba usando el baño de mujeres.

“Lo sé”, le dijo, y trató de darle una tarjeta. Ella se negó a tomarla y se alejó. Cuando se topó con ella nuevamente en el ascensor y se disculpó por asustarla, él dijo que ella respondió “Espero no cometer ese error de nuevo”.

Él no está seguro qué quiso decir con eso, pero entonces pensó lo siguiente: muchas personas probablemente no saben qué significa ser un hombre o mujer transgénero.

Sus percepciones podrían estar basadas en las caricaturas de la cultura popular, como el “dulce travesti” de Tim Curry en “Rocky Horror Picture Show”. Para algunos, la palabra “transgénero” podría traer a la mente “RuPaul’s Drag Race,” una celebración de esplendor enfocada más en las habilidades de representación que en la identidad de género.

Cualquiera que sea el caso, Comero espera convertir esos incómodos encuentros en momentos para educar, ya sea a través de su tarjeta o de una conversación. “Estos micro momentos son lo que se necesita para crear el cambio de paradigma en la mentalidad”, dijo.

“Cómo me siento y quién soy no concuerda con mi certificado de nacimiento, pero la ley me está obligando a ir al baño de mujeres porque me identifico como un hombre transgénero”.

Infórmate sobre las noticias más recientes y comparte tus comentarios con CNN Health en Facebook y Twitter.

Primero, él quiere cambiar la tarjeta para decir que su certificado de nacimiento —que dice que es mujer— lo hace estar sujeto a la ley.

“Las personas transgénero son diversas”, escribió en una publicación en Facebook en la que muestra sus tarjetas.

“Algunos de nosotros hacemos la transición física, otros no. Algunos de nosotros somos más femeninos o más masculinos sin correlación con qué genero tengamos. Algunos de nosotros nos identificamos como personas con identidades no binarias/no conformes con el género, y veo que estos podrían ser términos complicados para las personas. Búscalos. Edúcate. Yo soy un hombre transgénero, y no-binario y sí… es posible”.