CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

El debate demócrata será más intenso que nunca

Por Chris Moody, MJ Lee

(CNN) — Hillary Clinton y Bernie Sanders se enfrentan en el debate presidencial demócrata de CNN el jueves por la noche en Brooklyn, antes de una contienda de fundamental importancia en Nueva York: un estado donde ambos candidatos tienen raíces profundas.

Clinton, quien sirvió como senadora del estado durante 8 años, actualmente tiene una casa en Chappaqua y escogió a Brooklyn como su sede de campaña. Sanders, mientras tanto, nació y se crió en Brooklyn.

Las primarias del 19 de abril en dicho estado se producen en una coyuntura fundamental en la contienda demócrata, a medida que Clinton —cuya campaña se ha visto asediada por la inesperada resistencia de Sanders— se encuentra en una misión urgente por ampliar su ventaja en cuanto al número de delegados y asegurar la nominación de su partido.

Durante las últimas semanas, los intercambios entre los dos candidatos se han vuelto cada vez más cortantes. Sanders ha cuestionado públicamente el juicio y la credibilidad de Clinton, mientras que Clinton ha respondido al acusar a su rival de ser inexperto y promover una plataforma poco realista.

Ambos candidatos también insisten en que son los mejor preparados para enfrentarse al favorito republicano Donald Trump… otro neoyorquino.

Esto es lo que debes ver, cuando los dos se enfrenten:

El debate demócrata del jueves podría ser el más intenso hasta ahora

Durante las últimas semanas, Clinton y Sanders han aumentado sus ataques, al darse golpes más fuertes el uno al otro sobre tanto carácter como políticas. El nuevo tenor de la contienda representa un fuerte contraste frente a las primeras fases de la misma, cuando ambos candidatos eran cordiales y hacían meticulosos esfuerzos por no atacarse el uno al otro.

Sanders, en particular, se enorgullecía a sí mismo de llevar a cabo una campaña positiva, y constantemente le recordaba a los votantes que nunca había lanzado un anuncio negativo en toda su carrera política.

Pero ahora que la contienda demócrata llega a la primavera, están surgiendo nuevas tensiones.

Al hacer referencia a temas como los vínculos de Clinton con Wall Street y su voto a favor de la guerra de Iraq, Sanders dijo durante el fin de semana que cuando se trata del juicio de Clinton, “hay algo que claramente hace falta”. El senador también prosiguió al decir a Jake Tapper de CNN, que encontraba que las recientes declaraciones de Clinton sobre los votantes jóvenes —en las que decía que a veces creen información incorrecta y “no hacen su propia investigación”— eran “un poco condescendientes”.

La situación se intensificó aún más cuando la campaña de Sanders emitió un comunicado de prensa en el que cuestionaba la credibilidad de Clinton esta semana, un ataque que fue recibido con un feroz contraataque.

“Vamos a ser muy claros. Este es un ataque a la reputación. Esto es exactamente lo que @BernieSanders le prometió a sus seguidores que no iba a hacer”, tuiteó Nick Merrill, el secretario de prensa de Clinton.

La lucha por Nueva York

Él nació aquí. Ella fue electa aquí.

Para cada uno, la contienda del martes es una especie de regreso a casa. Y con 247 delegados en juego, las apuestas son más altas que nunca. Se espera que Clinton lo supere, pero debido a que Sanders está en un buen momento después de haber ganado seis de las últimas siete contiendas, él cree que Nueva York podría darle la oportunidad de demostrar que puede permanecer en la contienda.

“Estoy sumamente orgulloso de ser el senador por Vermont, pero no he olvidado dónde nací… y fue en Brooklyn”, le dijo Sanders a una multitud en Brooklyn la semana pasada. “Creo que tenemos la campaña que tiene el impulso. … Y, con su ayuda, ganaremos Nueva York”.

Una victoria de Sanders aquí sería un enorme golpe psicológico a la campaña de Clinton, la cual ha planteado que el estado sin duda es su territorio. Los asesores de Sanders están basando su estrategia en convencer a los superdelegados de que puede superar a Clinton con el tiempo, y una victoria aquí lo ayudaría a trasladar ese argumento. Sin embargo, debido a la ventaja de Clinton en cuanto al número de delegados, su equipo sabe que Sanders no solo necesita ganar al menos el 56% de los delegados restantes para alcanzarla.

El debate del jueves será la plataforma más grande hasta ahora para que Clinton y Sanders le trasladen sus argumentos a un estado que podría ser fundamental en la contienda. Puedes esperar que ambos les hagan importantes solicitudes a los votantes demócratas con base en sus experiencias personales.

Dinero de combustibles fósiles

Una pelea clave entre Sanders y Clinton se salió a la luz pública con la reciente publicación de un video en el que Clinton aparecía respondiéndole a una activista del clima que la acusó de aceptar “dinero de los combustibles fósiles” mientras la candidata saludaba a sus partidarios después de un evento.

Cuando la activista, quien está afiliada a los grupos ambientalistas Greenpeace y 350 Action, preguntó si Clinton “rechazaría” los fondos de esas industrias, Clinton respondió que ella no aceptó dinero directamente de las compañías de combustibles fósiles —una acción que es ilegal de todas formas, debido a que las corporaciones no pueden contribuir directamente a las campañas políticas— sino que aceptó dinero de donantes individuales que trabajan en esas industrias. “Estoy tan cansada de que la campaña de Sanders mienta sobre mí. Estoy cansada de eso”, dijo Clinton.

En verdad, los empleados de las industrias de petróleo y gas han donado tanto a Clinton como a Sanders. Clinton ha recibido más de 300.000 dólares; Sanders más o menos 50.000 dólares.

Sin embargo, Sanders no se ha retractado de su línea de ataque, y su campaña ha apuntado a “grupos de presión para la industria” que han donado a Clinton y a donaciones a súper PAC que apoyan a Clinton.

“La secretaria Clinton nos debe una disculpa. No estábamos mintiendo. Estábamos diciendo la verdad”, dijo Sanders durante un mitin en Sheboygan, Wisconsin el 1 de abril.

A pesar de que los candidatos y sus sustitutos han respondido preguntas sobre el tema desde el altercado de Clinton con la activista del clima, el debate del jueves podría ser la primera vez que lo abordan el uno frente al otro directamente en público. Si Sanders confronta a Clinton al respecto, podría ser una oportunidad para que Clinton trate de ponerle fin al ataque ante una audiencia grande.