CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Esta compañía les ayuda a miles de chinos a no elegir nombres como “Detergente Líquido”

Por Sophia Yan

(CNNMoney) — “Washing Liquid” (detergente líquido), Twinkie (nombre de una popular golosina), Purple Grape (uva morada), Superman, Furry (peludo)…

Estos son algunos de los excéntricos nombres que las personas chinas eligen al llegar a Estados Unidos cuando no quieren usar sus nombres verdaderos porque consideran que son muy difíciles de pronunciar para los occidentales o para hacer más fácil la comunicación.

Pero muchas veces los chinos no se dan cuenta de que estos nombres pueden provocar burlas o miradas incómodas.

Una emprendedora llamada Lindsay Jernigan trata de cambiar esta situación en su sitio web BestEnglishName.com. Por tan solo 22 dólares (148 yuanes) ayuda a las personas chinas a seleccionar un nombre apropiado.

La mujer de 26 años tuvo la idea mientras trabajaba en una oficina inmobiliaria en Shanghai en la que sus colegas elegían nombres como ‘Apple’ (manzana), ‘Boat’ (bote) u Olilla.

“Me di cuenta que los occidentales los podrían marginar inmediatamente y no verlos como gente real, personas inteligentes y capaces”, dijo Jernigan. “Serían considerados como una caricatura y tener serios problemas por su nombre”.

Jernigan investigó y encontró que hay escasos recursos para encontrar nombres occidentales más apropiados para los chinos, a pesar de que elegir el nombre es una tradición muy seria en la China. Allí se cree que un nombre puede ayudarte a tener suerte.

La emprendedora dejó su trabajo luego de crear el servicio de nombres, confiando en que su misión se volvería más importante ya que los negocios entre China —la segunda economía más grande del mundo— y occidente, se multiplican.

Un usuario, cuyo nombre en chino es Shan Hongjun, buscó la ayuda de Jernigan al notar que algunos de sus colegas de occidente tenían problemas con su nombre.

Shan, de 30 años, trabaja para una empresa grande de tecnología de China y quería encontrar un nombre en inglés para que tanto chinos como extranjeros no tuvieran dificultades al pronunciarlo, haciendo que la tarea para él a la hora de presentarse al viajar al exterior fuera mucho más fácil.

Al final, tuvo dos opciones para elegir: Harrison y Carson. “Pensé que Carson podría sonar chistoso, como ‘hijo de un carro’ —por la combinación de las palabras en inglés ‘car’ (carro) y ‘son’ (hijo)—“, explicó. “Así que elegí Harrison porque ese nombre recordaba al ‘hijo de Harry’, y creo que todo el mundo debe conocer a Harry Potter”.

Yu Jiatong, una joven recién graduada de la universidad está mejorando su inglés para tener más oportunidades de estudiar y trabajar en el extranjero. Ella sentía que necesitaba un nombre extranjero para impulsar sus oportunidades. Luego de consultar en BestEnglishName.com terminó usando el nombre “Alyssa”, porque sintió que era memorable y único.

Desde que lanzó su compañía el año pasado, Jernigan ha ayudado a más de 1.000 personas a elegir sus nombres a través de consultas uno a uno. Otras 40.000 personas han solicitado ayuda por un par de dólares llenando un cuestionario en línea para que les sugieran nombres con base en sus respuestas.

El rango de los clientes van desde jóvenes que quieren estudiar en el extranjero hasta padres de familia que planean tener sus hijos en Estados Unidos y quieren que sus hijos tengan la ciudadanía estadounidense.

Lindsay Jernigan incluso ofrece paquetes para familias.

Lindsay Jernigan, creadora de BestEnglishNames.com.

Lindsay Jernigan, creadora de BestEnglishNames.com.

Las dificultades

Pero dar con el nombre correcto puede ser difícil cuando se navega entre dos culturas y lenguajes diferentes.

Por ejemplo, “Sadie” no funciona muy bien. Es un nombre perfecto en inglés, pero muchos chinos le han dicho a Jernigan que prefieren no usarlo porque contiene la palabra “die”, que en inglés significa muerte.

Además la palabra está vinculada con una superstición china: las palabras en mandarín que suenan como “die”, como el número cuatro, son generalmente considerados como un mal presagio. En China muchos edificios omiten los pisos 4, 14, 24, etcétera, en su numeración.

Muchos otros chinos aman sus nombres excéntricos y no tienen planes para cambiarlos. Por ejemplo Ice Chen, la gerente de un centro de artes y música en Hong Kong, eligió “Ice” (hielo) porque es una traducción directa de parte de su nombre chino “Chen Yanbing”. Es un nombre tradicional y poético que junta dos palabras: “hielo” y “golondrina”.

Ella dice que su nombre complementa su carácter, que es “más cálido, así que quizá ‘Ice’ me ayude a calmarme”.