CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

¿Cómo sobrevivir al ataque de un tiburón?

Por Nick Thompson

(CNN) — Hay una serie de pasos que puedes tomar para aumentar tus probabilidades de supervivencia durante un ataque (muy improbable), según a Richard Peirce, un experto en tiburones y expresidente de la caridad Shark Trust en el Reino Unido.

MIRA: Tiburón ataca a un hombre que practicaba surf en Australia

Antes de entrar en el agua …

1. Las desembocaduras de los ríos podrían no ser el mejor lugar para nadar

Peirce recomienda evitar los estuarios, particularmente donde hay tiburones toro que, junto con los blancos y tiburones tigre, son los más propensos a atacar a los humanos.

“Una gran cantidad de ataques se producen en la desembocadura de los ríos, donde hay sedimentos y otros materiales en suspensión en el río – la gente lavando su ropa, la gente bañándose”, dice Peirce, que ha pasado mucho tiempo en Jeffreys Bay, Sudáfrica, donde el encuentro de Fanning ocurrió.

2. Evita los barcos de pesca

Antes de saltar en el mar, echa un vistazo por el horizonte ¿Qué ves? Si ves barcos de pesca, dice Peirce dice, “olvídalo”.

MIRA: Los grandes tiburones blancos pueden haber acabado con el tiburón más grande que haya existido

“Si los pescadores están atrapando peces o luchando con ellos en el agua, ese uno de los principales factores que atraen a los tiburones”, dice. “Así que cuando enganchas a un pez y antes de que haya aterrizado en el barco, todo el tiempo está luchando en el agua y es probable que esté emitiendo líquidos, fugas de sangre y ácidos … todas las señales que atraen a un tiburón”.

No importa el tamaño de la pesca. “Ya sea que sean pescadores comerciales o recreativos, frecuentemente están desechando material en el mar, bien sea de pescado que no quieren o las vísceras de los que campuran. Así que están arrojando carnada en el agua y atraen a los tiburones”.

3. Error de identidad

Nadar temprano en la mañana o tarde en la noche puede ser precioso, pero es son los momentos en los que un ataque de tiburón es más probable.

“Una gran cantidad de ataques de tiburones son por casos de identidad equivocada”, dice Peirce. “Debido a la disminución de la capacidad de visibilidad e identificación del tiburón”

4. No sangres ni orines en el agua

Los tiburones tienen un extraordinario sentido del olfato y pueden detectar una gota de sangre en varios cientos de millones de partes de agua, según Peirce.

La sangre indica la presencia de algo de comer y puede atraer a los tiburones, dice Peirce. “Pero lo que a menudo no se tiene en cuenta es que la orina tiene exactamente el mismo efecto. Y si estás sentado en una tabla de surf en el agua todo el día, estás haciendo pis todo el día a través de tu traje”.

Peirce dice que las mujeres que están menstruando deberían quedarse en la playa, y las personas que se cortan al nadar deben salir del agua.

Si usted se encuentra en medio de un ataque …

1. No se asuste

Un tiburón está dando vueltas a tu alrededor. Está bien, no es lo mejor que te ha pasado, pero lo peor que se puede hacer en este momento es entrar en pánico.

“No comiences a salpicar el agua – sólo vas a excitar, incitar y estimular el interés de los tiburones”, dice Peirce.

Los seres humanos, monos, perros y gatos todos tienen patas y manos. Si queremos explorar algo lo tocamos, lo sentimos, lo ponemos cerca a nuestra nariz.

“Un tiburón no tiene patas o las manos, así que si quiere explorar algo, lo único que puede hacer es ponerlo en su boca”, dice Peirce. “Es por eso que son comunes las mordidas exploratorias que no conducen a la muerte y a veces ni siquiera resultan en lesiones graves. Si vas a nadar y haces salpicar el agua, básicamente estás invitando al tiburón a que venga a darte una mordida exploratoria, o que te ataque”.

2. Mantener el contacto visual

A medida que el tiburón nada a tu alrededor, intenta mantener la cabeza a flote de frente al tiburón y mantén el contacto visual.

“Los tiburones son depredadores de emboscada”, explica Peirce. “Si estás dando dándole el frente todo el tiempo mientras se circula, no se va a sentir tan cómodo atacando como si puede escabullirse por detrás”.

3. Estírate… o enróscate

Aquí es donde se pone complicado. Si un tiburón está claramente en el modo de ataque, tienes que hacerte ver lo más grande posible en el agua, dice Peirce: “Cuanto más grande te vea, más respeto te tendrá”.

Pero si el tiburón parece sólo estar de paso, el consejo de Peirce es enroscarse.

“Si un tiburón te ve como un competidor por su fuente de alimento, lo más probable es que te ataque”, explica.

“Si yo no quiero ser visto por un gran tiburón blanco como un competidor -y si no está mostrando un enorme interés en mí – me acurrucaría para que no se interese.

4. No te hagas el muerto

No es un oso, es un tiburón. Si estás en medio de un ataque dale con todo lo que tengas: puñetazos, patadas, pícalo en los puntos sensibles. Pero ten cuidado hacia dónde apuntas.

“Se habla mucho de que se debe golpear a un tiburón en la nariz. Eso está bien, pero recuerda que justo debajo de la nariz queda la boca”, dice Peirce.

“Se trata de un objeto que se mueve en el agua y tú tampoco vas a estar quieto, así que sera difícil golpearlo justo en un lugar tan cerca de la boca”.

Un golpe en las branquias puede hacer el trabajo: “Las branquias son muy sensibles – darle a un tiburón un golpe en las branquias no es una mala idea”.

¿Llevas algo contigo? Si es así, conviértelo en un arma. “Si eres un buzo con la cámara, goléalo con eso, si tienes un snorkel toma el tubo y pica al tiburón con eso”, dice Peirce.

“He tenido un montón de tiburones que se me acercan demasiado y ha sido suficiente como para utilizar un ‘billy’, una varilla metálica pequeña entre dos y tres pies de largo con la que les he dado un golpe en la nariz”.

5. Corta los ángulos

Si eres un buzo y te metes en problemas, trata de llegar a una posición donde el tiburón no puede conseguir ponerse detrás de ti, dice Peirce.

“Mantén la espalda contra, por ejemplo, un arrecife de coral. Así estarás protegido por la espalda y podrás mantener al tiburón a la vista delante de usted y tal vez nadar hasta la parte superior del arrecife lentamente hacia el barco”.

6. Retírate lentamente

Esto se remonta al primer punto: desplaza la menor cantidad de agua posible, no salpiques ni chapotees, y poco a poco nada hacia atrás lejos del tiburón y hacia la costa.

“Debes tratar de mantener al animal a la vista y muy lenta y suavemente tratar de nadar hacia atrás y entrar en aguas poco profundas. Una vez más, debes tener cuidado pues los grandes tiburones pueden atacar en muy poca profundidad”.

Hacer lo anterior puede ayudar en cierto grado, pero Peirce dice que la posibilidad de escapar de un ataque de un gran tiburón sin lesión es delgado.

“Si un tiburón blanco está en el modo de ataque completo, no hay mucho que puedas hacer”, dice.

Nota del editor: Esta nota fue publicada inicialmente en 2016