(CNN) - Un atacante suicida murió este martes por la mañana cuando trató de entrar en la jefatura de policía en la ciudad de Solo, en la isla de Java, Indonesia, dijeron las autoridades.

El atacante trató de entrar con una motocicleta. Cuando los agentes intentaron detenerlo, detonó sus explosivos, dijo el comisionado de la policía Aloysius Liliek Darminto a CNN.

El atacante murió y un policía resultó herido, dijo Liliek.

"Aún estamos investigando esto y es demasiado pronto para saber quién es el autor y qué grupo está detrás de este ataque terrorista", agregó.

El atentado del martes en Indonesia -país con la mayor población musulmana del mundo- es el último de una serie de ataques en todo el mundo durante el mes sagrado del Ramadán.

El grupo terrorista ISIS se comprometió a derramar sangre durante el mes sagrado del islam, y hasta ahora ha habido ataques mortales en Turquía, Bangladesh, Iraq y Arabia Saudita en la última semana, aunque ISIS no ha reivindicado todos ellos.

El Ramadán termina este martes en muchas partes del mundo.

Ataques en Asia

ISIS ha estado tratando de hacer crecer su presencia en Asia recientemente.

El grupo llevó a cabo su primer ataque con éxito en Malasia el lunes y ha reivindicado el ataque mortal de finales de la semana pasada en la capital de Bangladesh, Dacca, algo que niega el gobierno.

Solo, situada en la isla de Java, es la ciudad natal del presidente de Indonesia, Joko Widodo. También es el hogar de algunos de la línea dura islámica de Indonesia, incluyendo el clérigo radical encarcelado Abu Bakar Baasyir.

Widodo, que estaba en Padang, Sumatra, en el oeste de Indonesia, cuando se produjo el bombardeo, apareció en televisión tras los ataques.

"Esperamos que el público mantenga la calma, mientras entramos devotamente en el último día del mes de ayuno del Ramadán", dijo. "No hay necesidad de tener miedo, a pesar de estos actos de terrorismo".

Widodo pidió a la policía investigar el incidente para perseguir a la red detrás del ataque.

También condenó los ataques en Bangladesh, Iraq y Arabia Saudita diciendo: "todo acto de terrorismo, por la razón que sea, no puede ser tolerado".