CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Temores de seguridad tensan la Convención Republicana

Por Gregory Krieg

(CNN) — Las preocupaciones sobre la seguridad en Cleveland han ido en aumento de cara a la próxima Convención Nacional Republicana (del 18 al 21) y ahora parecen estar en su punto más álgido por los recientes incidentes de violencia racial que han sacudido el país.

Mientras se espera que Donald Trump acepte formalmente la nominación como candidato presidencial del Partido Republicano, numerosos grupos de protesta a favor y en contra del multimillonario se están preparando para lanzar decenas de manifestaciones y marchas en distintos lugares de Ohio, que está a la espera de 50.000 visitantes para la convención conservadora.

Y las especulaciones sobre todo lo que pudiera salir mal en las calles ya han comenzado.

A lo largo de las primarias, la campaña de Trump estuvo marcada por las tensiones raciales y brotes de violencia tanto dentro de su eventos como en las calles. Ahora la gran tensión llega a la convención política en medio de una ola creciente de ira nacional contra la violencia policial tras la muerte de dos estadounidenses y la emboscada mortal a un grupo de agentes en Dallas que dejó cinco muertos y siete heridos la semana pasada.

Como si fuera poco, las leyes del estado de Ohio permiten portar armas abiertamente, lo que llevó al jefe del grupo simpatizante “Bikers for Trump” a decirle a CNN que las calles de Cleveland podrían convertirse en escenario de un tiroteo.

En otras palabras, esto significa que si bien el ingreso a la zona segura de la convención (aproximadamente dos kilómetros cuadrados) prohíbe llevar entre otras cosas armas como espadas, hachas, hondas, pistolas de aire comprimido, pistolas de perdigones y nudillos de metal, sí permite abiertamente llevar armas de fuego. (Las armas no están permitidas dentro de la arena en sí, que prohíbe «armas de cualquier tipo”).

“Anticipamos un baile de victoria, pero parece que hay una gran cantidad de agitadores y personas malintencionadas que vienen a la ciudad», dijo el martes Chris Cox, de “Bikers for Trump”. «Lo que pasará está por verse, pero definitivamente se puede contar con el apoyo de los motoristas al departamento de policía en caso de que lo necesiten”.

El departamento de policía -actualmente bajo supervisión federal por el Departamento de Justicia después de haber sido citado en 2014 por «un patrón o práctica del uso excesivo de la fuerza»- se ha preparado para lo peor, con una inversión millonaria en chalecos antibalas y armamento táctico.

El Departamento de Policía de Cleveland no respondió a solicitudes para hacer comentarios al respecto.

A los médicos y cirujanos de la Clínica Cleveland también se les ha dicho que permanezcan atentos por si los llaman y que estén preparados para una situación en la que el hospital quede aislado de ayuda y suministros exteriores durante los cuatro días de la convención, de acuerdo con un informe de Stat News, que cubre asistencia sanitaria.

La ciudad, al igual que todos los anfitriones de la convención, recibieron una subvención federal de 50 millones de dólares para incrementar la seguridad. Alrededor de la mitad de ese presupuesto, de acuerdo con un informe de CNN, se cree que se ha destinado, entre otras cosas, a un pedido de 2.000 porras y trajes de protección.

La primera prueba clave para las autoridades será el lunes 18, día de la apertura de la convención de cuatro días, cuando el grupo “Citizen for Trump” tiene previsto celebrar una manifestación que espera atraer a más de mil personas a Settler’s Landing Park, a menos de dos kilómetros de donde los delegados republicanos se reunirán en el Quicken Loans Arena.

«Hemos contratado a los equipos especiales de las fuerzas de seguridad», dijo a CNN el director ejecutivo, Tim Selaty, quien no quiso especificar quién va a proveer esa seguridad adicional. «El Servicio Secreto es muy consciente de lo que estamos haciendo y van a estar provistos de todo lo que necesitan para trabajar en conjunto con la policía local».

Selaty dijo que estaba menos preocupado por los potenciales enfrentamientos con manifestantes anti-Trump que de un ataque de un «lobo solitario» como el que sacudió a Dallas.