(BORIS HORVAT/AFP/Getty Images)

(CNN) - El primero fue en la oficina de la revista Charlie Hebdo y un mercado de alimentos kosher. A continuación, la sala de conciertos Bataclan, en estadio de fútbol de Saint Denis y varias terrazas parisinas. Ahora fue la ciudad costera de Niza.

Desde el comienzo del año pasado, los terroristas tienen como objetivo a Francia, con una serie de tiroteos y bombardeos sobre todo dirigidas a lugares de reunión social, incluyendo la masacre del pasado mes de noviembre en la capital que dejó 130 muertos.

La noche del jueves, en medio de las celebraciones por el Día Nacional, un camión embistió a una multitud que celebraba en la zona costera de Niza, dejando más de 80 muertos. Se golpeó en el corazón de una ciudad considerada un centro turístico por sus hermosas playas.

Video: El momento exacto de la embestida del camión en Niza

Aún no está claro quién está detrás de este ataque. No obstante, los ataques anteriores comparten una conexión: el extremismo islámico.

Francia está de nuevo devastada y enfrentándose a otro asesinato en masa, con su gente haciéndose la misma pregunta:

¿Por qué Francia de nuevo?

El presidente François Hollande describió la matanza de Niza como un ataque terrorista, y llamó a una reunión de emergencia para hacer frente a la situación. Este viernes aterrizó en Niza.

"Los derechos humanos son negados por los fanáticos y Francia es bastante claramente su objetivo", dijo Hollande después del ataque del jueves.

Si bien aún no se determinó con exactitud la identidad del atacante de Niza, los expertos dicen que los ataques terroristas anteriores fueron llevados a cabo por terroristas procedentes de comunidades marginadas.

"Tienes una comunidad muy grande de África del Norte sin afecto. Son ciudadanos franceses ahora... pero han sido excluidos de la sociedad francesa", dijo el exagente de la CIA Robert Baer a CNN.

"Fui a la escuela en Francia... trabajé allí y realmente están totalmente excluidos", agregó Baer.

"Y sigue empeorando desde los ataques en París, ya que se están usando perfiles y se detiene a personas que parecen árabes en los trenes y autobuses, comprobando sus documentos de identidad. Los franceses han sido muy agresivos. La radicalización de las personas de origen magrebí en realidad se está acelerando en lugar de disminuir".

Tom Fuentes, exdirector adjunto del FBI que sirvió en la junta directiva de la Interpol, dijo que el terrorismo que crece internamente es una preocupación importante en Europa.

"Tenemos los inmigrantes de tercera generación que llegaron allí desde Marruecos, Argelia, Libia, Túnez ... e incluso cuando sus hijos nacen en Francia y los hijos de sus hijos nacen en Francia, no se consideran franceses", dijo.

"Estas poblaciones inmigrantes permanecen en barrios cerrados y solo se asimilan entre sí y no son aceptados en la población en general".