(CNN Espanol) - Después de meses de planeación, cientos de titulares de prensa y años de entrenamiento por parte de los mejores atletas del planeta, los Juegos Olímpicos de Río de 2016 han comenzado con una espectacular ceremonia que celebró la historia mestiza de Brasil.

La ceremonia de inauguración de este viernes pretende ser una colorida fiesta sobre la cultura brasileña con un mensaje: renacimiento y regeneración. Después de todo, si hay un país que sabe festejar, es Brasil. Aunque, comparada con las ceremonias de Londres 2012 y Beijing 2008, fue modesta.

La ceremonia inaugural en Río costó 10 veces menos que la de Londres 2012.

El exmaratonista Vanderlei Cordeiro de Lima fue el encargado de encender el pebetero olímpico, en reemplazo de Pelé, quien no pudo por motivos de salud. El extenista Gustavo Kuerten fue quien entró la antorcha al Maracaná.

En la ceremonia trabajaron 35.000 profesiones, hubo 12.000 voluntarios, se presentaron 12 escuelas de samba, se vieron 5.500 vestidos y disfraces, hubo 3.000 millones de espectadores y 209 países (incluyendo el equipo de refugiados) participaron.

El aclamado director de cine brasileño Fernando Meirelles (director de Ciudad de Dios y The Constant Gardener) es uno de los tres directores creativos detrás del espectáculo.

La supermodelo Gisele Bundchen apareció en la ceremonia de apertura con un desfile en homenaje a 'La chica de Ipanema'.