Un artículo de Buzzfeed dice que algunos empleados de Twitter borraron contenido ofensivo contra el presidente Obama por orden del entonces CEO, Charlie Warzel. (Crédito: LIONEL BONAVENTURE/AFP/Getty Images/ Imagen de Archivo)

(CNNMoney) - Twitter está a la defensiva sobre sus políticas de acoso, una vez más.

En esta ocasión, luego de que un largo artículo del sitio BuzzFeed alegara que la empresa había favorecido la libertad de expresión en lugar de las políticas efectivas contra el acoso.

También dice que el exCEO, Dick Costolo, ordenó a sus empleados a bloquear comentarios abusivos para el presidente Obama durante una sesión de preguntas en 2015.

El reportero de BuzzFeed, Charlie Warzel, habló con diez exempleados y escribió más de 5.000 palabras sobre la historia de cómo Twitter lidia con el acoso. La red social respondió con una breve publicación de 86 palabras.

"Sentimos que hay imprecisiones en los detalles y una representación injusta, pero en lugar de pelear con BuzzFeed, simplemente continuaremos nuestra labor de convertir Twitter en un lugar más seguro”, menciona la publicación, la cual no direcciona al artículo original. “Hay mucho que hacer, pero por favor sepan que estamos comprometidos, enfocados y tendremos actualizaciones que compartir pronto”.

Costolo intentó desestimar las acusaciones sobre filtrar manualmente el abuso hacia Obama con un par de tuits. Él llamó el artículo “completamente absurdo e irrisoriamente falso”. También mencionó que “demuestra una falta de entendimiento de los puntos básicos sobre cómo funciona la confianza y seguridad en Twitter. Disparates sensacionalistas”.

Twitter se rehusó a comentar sobre la historia de BuzzFeed, pero aclaró que lo contactaron la noche antes de publicar la historia. La empresa dijo que no leyó el artículo hasta su fecha de publicación el jueves. Twitter no respondió a las peticiones de comentario de CNNMoney.

La red social ha tenido dificultades con la manera en que trata el abuso, racismo, bullying y amenazas desde que fue lanzada hace 10 años. El flujo regular de grandes personalidades que dejan Twitter tras ser amenazados por otros usuarios no ha derivado en grandes cambios, y las personas comunes que son amenazadas tienen menos probabilidad de llamar la atención o recibir ayuda.

La empresa ha dicho en repetidas ocasiones que está trabajando en resolver el problema, y ha probado algunas herramientas nuevas para bloquear y reportar abusos.