(CNN) - Donald Trump dijo el martes que aceptará los resultados de la elección presidencial si gana, una advertencia que amenaza poner en duda la legitimidad del proceso electoral, algo sin precedentes.

Trump dio la sorprendente declaración —en el último debate— de que podría no aceptar los resultados electorales el próximo mes. En su primer discurso desde el debate, este jueves Trump pareció reafirmarlo mientras simultáneamente intentaba corregirlo.

Trump habló enérgicamente en un mitin que se le pidió "renunciar" a su derecho a cuestionar la elección después de que críticos lo condenaran por no comprometerse a aceptar los resultados.

"Me gustaría prometer a todos mis votantes y seguidores y a todo el pueblo de Estados Unidos de que yo aceptaré totalmente los resultados de esta gran e histórica elección presidencia, si gano", dijo.

Después de plantear interrogantes sobre un fraude —algo que es muy raro en EE.UU.— Trump también prometió aceptar un "resultado electoral claro".

"Desde luego, aceptaré un resultado electoral claro, pero también me reservaré el derecho a presentar un cuestionamiento legal en caso de un resultado cuestionable", dijo Trump. "Y siempre seguiré y cumpliré todas las reglas y tradiciones de los muchos candidatos que me precedieron. Siempre".

Las declaraciones de Trump del jueves parecían destinadas a sofocar la indignación que provocó la noche anterior mientras republicanos como demócratas criticaron su respuesta de que "lo veré en el momento" cuando se le preguntó si iba a reconocer el resultado si pierde el 8 de noviembre. Pero al negarse de nuevo este jueves a dar una promesa pura y simple de que va a respetar los resultados, Trump mantiene viva una teoría de la conspiración preocupante sobre que su candidatura no tradicional podría ser derrotada por fraude.

"Los mantendrá en suspenso", dijo durante el debate.