CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

La araña y el candidato

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Camilo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

A mí lo de las fechas, ni fu ni fa. Por pasar de fechas, paso hasta de mi cumpleaños. Y no hablemos de la celebración de fin de año: cada vez más difícil de aguantar por todo lo que de falsas promesas y alegría preproducida tiene.

El Día de Acción de Gracias y la Navidad es otro cantar. Una por lo sano que es, aunque sea una vez, agradecer lo bueno de la vida; la otra por esa promesa de futuro que encierra.

Cuando estoy al frente de un programa en la radio o en la televisión, intento no significar, por ejemplo, el Día Internacional del Inodoro, ni ningún otro día por muy internacional que sea. Los otros lo harán con tremendo entusiasmo. A mí, la letra pequeña y punto.

El Halloween me sigue haciendo poca gracia. Y no porque como insisten algunos, sea una fiesta pagana porque pagano soy, tampoco por ese aliento satánico que le encuentran otros, porque en verdad tiene más de esperpento que de cualquier otra cosa. Me descoloca tener que atento a las turbas de niños que tocan a mi puerta y me exigen los caramelos, como un asunto de seguridad nacional. Y los padres, que le miran a uno como si fuera el asesino del Tylenol. No importa que alguno te diga que no se pierde tu programa en la tele. Esa noche del 31 de octubre todos sospechan de todos.

Lo peor del Halloween es que la ”decoración alusiva” que a veces los vecinos la dejan puesta como los carteles electorales tras el final de la campaña. Entonces durante varias semanas, uno amanece flanqueado por una araña gigante y peluda y la imagen de un señor rodeado de cinco hijos y una mujer que medio sonríe, que promete, si sale senador, el paraíso en la tierra. Al paso que vamos, este año, al menos este año, prefiero la araña.