CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Apunte de Camilo

Donald o cómo matar al mensajero

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Camilo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español) — El equipo de Donald Trump sopesa confinar las ruedas de prensa que, desde tiempos de Nixon, se celebran dentro de la Casa Blanca a otro sitio, el Edificio de Oficinas Ejecutivas Eisenhower, ubicado justo al oeste de la mansión presidencial.

Reince Priebus, el futuro jefe de gabinete de Gobierno, dice que es para que la prensa disponga de un espacio más amplio.

Priebus dice que el nuevo espacio a donde Trump quisiera enviar a los reporteros «puede cuadruplicar la cantidad de personas (…) permitiendo más prensa, más cobertura desde todo el país».

La democracia estadounidense no se concibe sin la prensa. Cada presidente lo sabe, aunque en su fuero interno algunos estén dispuestos a evitarla a toda costa.

Es más, el evento social de más esperado en el año en Washington es precisamente la tradicional cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, en la que el presidente, entre bromas, critica a sus adversarios y a los reporteros. Y hasta se ríe de sí mismo.

El evento reúne la mayor cantidad de celebridades y gente con poder por metro cuadrado. Pero la idea es pasarla bien, aunque siempre se le nota un punto de pretensión, de que todos deben lucir cool a ultranza. Como la cena de navidad en la que se supone que enterramos el hacha de guerra por el bien de todos.

Aun así, se agradece que críticos y criticados se reúnan y que gravite sobre todos aquello de que «no es personal, es negocio».

La verdad sea dicha:  la actual sala en la Casa Blanca donde el vocero presidencial o el mismísimo presidente se enfrentan a la prensa, no es grande, pero… ¿por qué será que las razones esgrimidas desde el entorno de Trump resultan difíciles de encajar? O peor, ¿de creer?

Susan Sontag fue una intelectual valiente y lúcida – escritora, novelista y ensayista, así como profesora, directora de cine y guionista-, capaz de mofarse incluso del cáncer que la mató. A ella se le atribuye esta frase: «La mentira es la forma más simple de autodefensa».