Washington (CNN) - El presidente Barack Obama dejará la Oficina Oval, este viernes, con sus niveles de aprobación más altos desde 2009. Al final, su presidencia es vista, en gran medida, como un éxito y la mayoría dice que lo extrañará cuando se vaya.

Según una nueva encuesta de CNN/ORC, los niveles de aprobación de Obama están en un 60%, su mejor marca desde el mes de junio de su primer año en la presidencia.

Comparado con otros presidentes salientes, Obama está casi en la cima de la lista, por debajo de Bill Clinton, que alcanzó 66% de aprobación, en enero de 2001, y del 64% de Ronald Reagan, en enero de 1989.

Galería: 50 momentos de la presidencia de Barack Obama

Casi dos tercios de los encuestados (65%) dicen que la presidencia de Obama fue un éxito, incluyendo un 49% de ellos que dice que eso fue posible gracias a las fortalezas personales de Obama más que las circunstancias que estaban fuera de su control.

En medio de esas brillantes reseñas, un cuarto de los estadounidenses (25%) dice que Obama es uno de los presidentes más grandes de la nación, superando de lejos la porción que se sentía así sobre otros presidentes al terminar sus mandatos: 11% dijeron eso de Reagan, el 10% lo pensaba de Clinton y el 5% o menos dijo lo mismo sobre el presidente Bush.

El presidente Barack Obama durante el tributo que le rindió al vicepresidente Joe Biden en la Casa Blanca el pasado 12 de enero de 2017 cuando le entregó la medalla de la libertad. (Crédito: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

El presidente Barack Obama durante el tributo que le rindió al vicepresidente Joe Biden en la Casa Blanca el pasado 12 de enero de 2017 cuando le entregó la Medalla de la Libertad. (Crédito: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

Sin embargo, el 23% dijo que Obama era un mal presidente, más de los que dijeron eso sobre Reagan, Clinton o Bush padre, pero mucho menos del 46% que describieron a George W. Bush como un mal presidente cuando se preparaba a dejar la Casa Blanca.

Esa evaluación de la presidencia de Obama, así como sus índices de aprobación, tienen profundas divisiones partidistas: mientras que el 54% de los demócratas consideran a Obama como uno de los grandes presidentes, 54% de los republicanos consideran lo contrario, que su presidencia fue deficiente.

Aunque ganó casi la aprobación universal entre los demócratas (95%), sólo el 18% de los republicanos dice que aprueban su presidencia. Esa brecha explica la diferencia entre el índice de aprobación de Obama y los dos expresidentes que dejaron la Oficina Oval con más altas puntuaciones.

Ambos, Reagan y Clinton tuvieron índices de aprobación de entre 9 y 10 puntos entre sus propios partidos, aunque los índices de aprobación del partido opositor sobrepasaron los de Obama, con un 39% de los republicanos diciendo que aprobaban a Clinton al final de su mandato y el 38% de los demócratas diciendo que aprobaban a Reagan cuando se preparaba para dejar la Casa Blanca.

Sobre los temas críticos de los años de Obama en la presidencia, los estadounidenses le dieron calificaciones positivas por manejar temas que fueron centrales durante su primer año en la Casa Blanca: la economía, asuntos exteriores y relaciones raciales.

Obama también tuvo calificaciones positivas por su trabajo en educación, políticas de la comunidad LGBT, políticas ambientales y cambio climático.

Los niveles de desaprobación de Obama estuvieron en la política sobre armas de fuego —un tema que él abrazó después de la muerte de 20 niños y seis adultos en Newtown, Connecticut— y su manejo de la lucha contra ISIS, que cobró prominencia durante su periodo presidencial.

Y el público está dividido sobre su desempeño en dos temas domésticos importantes: la inmigración ilegal y las políticas de salud, y dos preocupaciones sobre seguridad nacional como el terrorismo y la ciberseguridad.

Los índices de aprobación de Obama permanecen en un 63%, un índice que está entre los mejores de los presidentes recientes y su marca más alta desde el verano de 2009.

La primera dama Michelle Obama tiene un índice de aprobación del 69%, su marca más alta desde 2012, y coincidiendo con la marca de enero de 2009, cuando su esposo estaba a punto de empezar su labor al frente de la Oficina Oval.

La encuesta de CNN/ORC fue hecha por teléfono, entre el 12 y el 15 de enero, entre una muestra aleatoria nacional de 1.000 adultos. Los resultados de la muestra completa tienen un margen de error de más-menos 3 puntos porcentuales.