Agentes del Servicio Secreto protegen al candidato republicano en un incidente de seguridad en Reno, Nevada. (Crédito: CNN).

Washington (CNN) – El Servicio Secreto de Estados Unidos hizo un anuncio muy particular este martes: está tomando las “acciones correspondientes” contra una agente que en su perfil de Facebook sugirió que no defendería al presidente Donald Trump si alguien trataba de dispararle.

Durante la campaña presidencial, Kerry O'Grady, una agente de alto rango en la oficina de Denver, escribió una serie de mensajes –que posteriormente fueron eliminados– apoyando a la candidata demócrata Hillary Clinton y asegurando que no cumpliría una ley federal que les impide a los agentes como ella manifestar públicamente sus creencias políticas. O’Grady borró sus mensajes, después de que el periódico The Washington Examiner los reportara este martes.

“Como una funcionaria pública de casi 23 años, me cuesta no violar la Ley Hatch (que prohíbe a los servidores del Estado desarrollar actividades políticas). Así que me quedo callada”, escribió la agente en su perfil de Facebook, según lo que el Washington Examiner. “Hacer lo contrario sería una ofensa criminal para aquellos que están en mi posición. A pesar del hecho de que se espera que yo reciba una bala por cualquiera de los dos bandos”, agregó.

Y su mensaje continuaba: “Pero este mundo ha cambiado y yo también. Así que estaría dispuesta a pagar un tiempo en la cárcel por no recibir una bala o por respaldar lo que creo que sería un desastre para este país y para las mujeres fuertes e increíbles y las minorías que residen aquí. Maldita Ley Hatch. Estoy con ella (Hillary Clinton)”.

El Servicio Secreto dijo este martes en una declaración que no podía comentar sobre un asunto específico de su personal, pero que estaba “al tanto de las publicaciones y la agencia está tomando rápidamente las acciones correspondientes”.

“Todos los agentes del Servicio Secreto, así como sus empleados, están sujetos a los más altos estándares éticos y profesionales de conducta”, añadió la entidad. “Cualquier acusación por mal comportamiento se toma en serio y se investiga con celeridad”.

Las mensajes fueron publicados en la cuenta personal de O'Grady, según informó una persona con conocimiento del tema, pero aclaró que la agencia está tratando de determinar si la información fue publicada cuando estaba trabajando en el Servicio Secreto.

Después de contactarla por teléfono este martes, O'Grady se negó a dar declaraciones para CNN sobre los mensajes.

La persona que tiene conocimiento del tema también le dijo a CNN que los oficiales del Servicio Secreto están muy decepcionados con las acciones de la agente, especialmente por todo el buen trabajo que esta entidad desarrolló durante la campaña y la posesión de Donald Trump.

De hecho, en muchas ocasiones, el personal del Servicio Secreto se volcó a proteger al ahora presidente de Estados Unidos de amenazas durante la campaña, incluido el incidente ocurrido en Reno, el último fin de semana antes del día de las elecciones.