CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Así fue como Donald Trump cambió la presidencia en 7 días

Por Stephen Collinson

(CNN) — Olvídate de los primeros 100 días. Sólo ha pasado una semana y Donald Trump ya está reinventando la presidencia.

En medio de un torrente de acciones, interrupciones y protestas, las nuevas medidas del presidente sobre comercio, inmigración y política exterior han honrado sus promesas de campaña y han reformado dramáticamente el papel de Washington en los asuntos nacionales y mundiales.

Algunas cosas quedan claras al final de esta semana. Trump no tendrá una epifanía ni de repente cambiara el tono de sus palabras. Como presidente, seguirá evocando su propia realidad y está feliz de usar el telón de fondo de la Casa Blanca para hacer avanzar sus muchas guerras retóricas.

Su personal está aprendiendo cómo trabajar en equipo mientras disputan el poder. Y en medio de todo, Trump todavía se las arregla para sorprender: legisladores y líderes empresariales dicen que el poco usual presidente y exestrella de un reality show escucha más de lo que habla.

Pero su estilo poco ortodoxo también está elevando preguntas acerca de si una presidencia construida sobre la destrucción creativa simplemente agotará al sistema político. La cinta transportadora de decretos de Trump es un dispositivo simbólico eficaz, pero carece notablemente de detalles y de planes factibles. Tarde o temprano, tendrá que demostrar su habilidad en la tarea más difícil que liderar su agenda en el Congreso.

La primera semana de Trump en el gobierno deja una pregunta fundamental: ¿Puede él gobernar con éxito un país complicado y dividido sin controlar su comportamiento errático? Por ahora, no hay respuesta.

Un hombre de acción

Trump no se esfuerza por ocultar su máxima prioridad: pagarles a los votantes descontentos que lo enviaron a Washington para hacer explotar las cosas.

“Piense en todo lo que podemos lograr y recuerde para quién debemos lograrlo”, dijo Trump a los legisladores republicanos este jueves en Filadelfia. “Ahora tenemos que cumplir, basta de charla, no hay acción, tenemos que cumplir”.

Sobre lo que debe cumplir, Trump ya avanzó en el decreto que pide la construcción de un muro en la frontera sur de los EE.UU., en honor a una de las primeras propuestas de campaña de Trump. También ha hecho más fácil deportar a los inmigrantes indocumentados. Además, Trump sacó a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico, rompiendo décadas de la ortodoxia de la política exterior de Estados Unidos que proyectaba el poder mediante acuerdos multilaterales.

También llevó a algunos ejecutivos de negocios de automóviles a la Casa Blanca y les advirtió que pagarán un alto precio si manufacturan en el extranjero. Con otro barrido de su pluma, Trump avanzó en la construcción de oleoductos transcontinentales y rompió los reglamentos ambientales de la era Obama.

Cada nuevo gobierno hace las sonoros decretos dirigidos a apelar a la base de los votantes. El expresidente Barack Obama firmó rápidamente una orden en 2009 ordenando el cierre del centro de detención de Guantánamo, algo que nunca se convirtió en realidad.

Pero la determinación de mantener las promesas de campaña está convirtiéndose en una obsesión en la Casa Blanca de Trump. Las personas cercanas al presidente creen que a pesar del alboroto en Washington, las acciones están siendo bien recibidas.

“Si usted sentado en casa, usted dice, ‘Wow, muchas cosas están pasando aquí.’ Las burbujas de los medios de comunicación en la costa no son las personas con las que Trump está hablando “, dijo un alto asesor. “La gente con la que Donald Trump está hablando son los miles de condados en los que ganó”.

Pero Trump no está prescindiendo completamente del juego de Washington. Pasó mucho tiempo con los líderes del Congreso esta semana, una gran diferencia de Obama, que una vez bromeó con periodistas que criticaban su reticencia a socializar con los republicanos de arriba: “¿Por qué no tomas tú una copa con Mitch McConnell?”.

Rompiendo las normas

Tardó un día para que Trump rompiera las normas del comportamiento presidencial.

Este sábado, su primer día completo como presidente, Trump causó ofensa por alardear sobre su victoria electoral contra el sombrío telón de fondo de la pared de la CIA en honor a los héroes caídos. (Más tarde dijo a ABC News que el discurso había sido muy bueno).

El día terminó con la nueva administración cazando una pelea con los medios sobre el tamaño de la muchedumbre de la inauguración de Trump.

Trump envió a su secretario de prensa, Sean Spicer, a entregar una declaración extraordinariamente explosiva sobre el episodio lleno de falsedades.

Durante el transcurso de la semana, Trump tuiteó en contra de las “celebridades”, al parecer molesto de que una marcha masiva de mujeres el pasado fin de semana atrajo más gente que su propia inauguración. Acusó a un investigador académico de ser servil después de que él dijo que Trump malinterpretó su estudio alegando que hasta cinco millones de personas votaron ilegalmente en la elección.

El ego de Trump es el denominador común en todas estas erupciones. La primera semana de su presidencia ha demostrado que la ultrasensibilidad a las críticas que mostró en el camino de la campaña se ha trasladado a la Casa Blanca. En cada caso, los hechos en cuestión también chocan con la versión de la realidad que Trump prefiere.

“Se siente vulnerable cuando otras personas tienen acceso a los hechos y cuando se puede medir contra algo objetivo”, dijo Michael D’Antonio, autor del reciente libro The Truth About Trump. “Su cosa favorita es desafiar una norma y si no puede hacerlo, no se siente tan poderoso”.

Después de su declaración altamente criticada en la CIA, el comportamiento más medido de Trump temprano en la semana despertó las esperanzas que la tormenta inicial había pasado.

“Parecía un presidente hoy”, dijo un republicano cercano a la Casa Blanca este lunes, mientras Trump se retiraba de los acuerdos comerciales, se reunía con ejecutivos y observaba cómo Spicer ofrecía un informe de prensa mucho más medido. “Esperemos que dure”.

No lo hizo.

A mediados de la semana, Trump revivió las declaraciones, sin proporcionar datos, de que millones de votantes ilegales le costaron el voto popular. Ahora está presionando para gastar el dinero de los contribuyentes en una investigación sobre acusaciones inexistentes de mal comportamiento, lo que sugiere un desprecio abierto y público por hechos raramente vistos desde una Casa Blanca.