(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró el domingo que una prohibición de viajes que afecta a naciones de mayoría musulmana protegerá al país de los terroristas, luego de un fin de semana de protestas y confusión sobre la medida.

En un comunicado, Trump dijo que el país continuaría mostrando "compasión ante aquellos que huyen de la opresión".

"Estados Unidos siempre ha sido la tierra de los libres y los valientes", escribió. "La mantendremos libre y la mantendremos segura, como los medios saben, pero se niegan a mencionar".

Respondió a las críticas que sugieren que el decreto equivale al "veto musulmán" que propuso como candidato.

"Para ser claros, esto no es un veto a los musulmanes, como los medios ha reportado falsamente", escribió. "No se trata de religión -se trata de terrorismo y de mantener a nuestra nación segura".

La declaración es el más reciente intento de la Casa Blanca de explicar el controvertido decreto que suspende la entrada de refugiados a Estados Unidos durante 120 días y prohíbe que cualquier ciudadano de siete naciones de mayoría musulmana entren al país por los próximos tres meses.

Trump dijo que la medida estaba en la misma línea que la de gobiernos anteriores para combatir el terrorismo: "Mi política es similar a lo que el presidente (Barack) Obama hizo en 2011 cuando prohibió las visas para refugiados de Iraq durante seis meses".

Aunque Obama sí ordenó suspender la consideración de solicitudes de refugio por parte de iraquíes durante seis meses en 2011, la medida de Trump va más allá, pues prohíbe a todos los ciudadanos de Iraq entrar a Estados Unidos durante 90 días. Las otras naciones consideradas en el decreto son Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

En su comunicado, Trump dijo que esos países "son los mismos previamente identificados por el gobierno de Obama como fuentes de terrorismo".

No obstante, el gobierno de Obama no emitió una prohibición total dirigida a los ciudadanos de esos países que llegan a Estados Unidos.