(CNN) - La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos devolvió el caso de un estudiante de secundaria transgénero a un tribunal inferior este lunes, un fracaso temporal para el joven.

El anuncio deja en manos de la corte inferior la decisión sobre el caso de Gavin Grimm, un estudiante de Virginia que busca que en su colegio haya baños que estén alineados con la identidad de género.

La decisión de la Corte Suprema implica que el caso regresa a la corte de apelaciones y tal vez elimina la posibilidad de que el alto tribunal lo atienda en este periodo.

Además, se produce tras el cambio de política del gobierno de Donald Trump, que en febrero pasado revocó los lineamientos dictados durante el mandato de Barack Obama para proteger a los estudiantes transgénero en baños públicos.

LEE: Estos países le llevan ventaja a Estados Unidos en cuanto a derechos de los tránsgénero

El tribunal inferior tendrá ahora que responder la gran pregunta de si las leyes federales —y no solo las interpretaciones de la rama ejecutiva— tratan la discriminación, sobre la base de que la identidad de género es sinónimo de discriminación sexual.

El anuncio de la Corte Suprema tiene el efecto de hacer que sea una corte inferior la que responda primero ese gran interrogante.

Gavin Grimm, estudiante de bachillerato de Virginia.

“Aunque estamos decepcionados de que la Corte Suprema no atienda el caso de Gavin en este periodo, el impresionante nivel de apoyo mostrado a Gavin y a otros estudiantes transgénero por personas de todo el país muestra que los estadounidenses ya van por el camino correcto y que los derechos de las personas transgénero no pueden ser ignorados”, dice Joshua Block, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles que representa a Grimm.

LEE: Apple critica a Trump por revocar protección federal de uso de baños a estudiantes transgénero

“Este es un desvío, no es el final del camino, y seguiremos luchando por Gavin y otras personas transgénero para asegurar que sean tratadas con la dignidad y el respeto que merecen”, agrega.

En abril del 2016, una corte federal de apelaciones falló a favor de Grimm, quien lucha contra una política escolar que le niega el acceso a los baños de hombres, pero le permite usar los recientemente construidos baños unisex.

El Consejo Escolar del condado de Gloucester, que apeló la decisión, dice que quiere “explicar porqué su buena política sobre los baños y los vestuarios es legal, bajo la Constitución y la ley federal”.