(CNN) - A medida que las personas transgénero luchan por sus libertades civiles básicas a nivel mundial, 20 países han aprobado alguna forma de legislación que reconoce sus derechos, según la Comisión Mundial sobre el VIH y la ley.

He aquí una instantánea de cómo algunos legisladores y tribunales de todo el mundo han lidiado con el tema de la identidad y la inclusión de género.

Dinamarca sigue el liderazgo argentino

Cuando se trata de adoptar un enfoque progresista hacia la reforma del reconocimiento de género, Argentina y Dinamarca ocupan el primer lugar, según Transgender Europe.

En 2012, el Senado de Argentina aprobó por unanimidad la Ley de Identidad de Género que hace de la cirugía de cambio de sexo un derecho legal. El procedimiento se incluye incluso en los planes de salud públicos y privados.

Dos años más tarde, el Parlamento danés siguió el ejemplo de Argentina y permitió el reconocimiento legal del género para las personas transgénero mayores de 18 años, basándose únicamente en su autodeterminación, sin ninguna intervención médica. Dinamarca es el único país europeo que no requiere ningún diagnóstico psiquiátrico ni certificado de un profesional médico, según Transgender Europe.

"De hecho, 34 países de Europa aún no le permiten a una persona trans cambiar su nombre y sexo registrado sin cirugía o cualquier tipo de procedimiento médico", afirmó la citada ONG.

La política maltesa en materia de inclusión de los transgénero

En 2015, el Gobierno de Malta adoptó la Ley de Identidad de Género, Expresión de Género y Características Sexuales.

La ley tiene por objeto "(proporcionar) un procedimiento simplificado que respete la privacidad de la persona que solicita que los documentos oficiales se modifiquen para reflejar su género" y reconoce que "la identidad de género se considera como parte inherente de una persona que puede o no necesitar tratamiento quirúrgico u hormonal".

"Las características sexuales de una persona varían en naturaleza y todo el mundo debe estar facultado para tomar decisiones que afecten su propia integridad y la autonomía física".

Los defensores dicen que la ley se aleja de considerar la identidad de género como una patología que necesita un diagnóstico. No se exigirá a las personas "que presenten pruebas de un procedimiento quirúrgico para el cambio genital total o parcial, las terapias hormonales o cualquier otro tratamiento psiquiátrico, psicológico o médico", afirma la ley.

El 'arma de doble filo' en Irán

En 1987, el líder religioso iraní, el ayatolá Jomeini, emitió una fetua (una decisión legal dictada por un líder religioso), que permite la cirugía de cambio de sexo. Aunque las personas transexuales que han pasado con éxito por la cirugía completa de cambio de género son reconocidas por el Gobierno, "la ley falla completamente" en reconocer a personas trans que no se someten a intervención médica, dijo la organización internacional de derechos humanos Outright Action International.

Mientras que el Gobierno permite y subvenciona la cirugía de cambio de género, los críticos de la política gubernamental dicen que puede ser una espada de doble filo para las personas transgénero.

"La medicalización de la identidad de género ha permitido el reconocimiento legal vital y la atención médica relacionada con la transición para algunos miembros de la comunidad trans", dijo Jessica Stern, directora ejecutiva de OutRight, en un comunicado de prensa. "Al mismo tiempo, ha reforzado el estigma. La política actual se basa en la noción de que las personas trans sufren de trastornos psicológicos y requieren una intervención médica para tener derecho a la plena ciudadanía".

Igualdad de acceso de la India

Miembros de la comunidad LGBT de Guwahati (India) participan en una marcha el pasado 5 de febrero. (Crédito: BIJU BORO/AFP/Getty Images)

Miembros de la comunidad LGBT de Guwahati (India) en una marcha, el pasado 5 de febrero. (Crédito: BIJU BORO/AFP/Getty Images)

En una histórica votación, en 2014, la Corte Suprema de India otorgó a los "hijra" o personas transgénero del país y a los clasificados como tercer género el derecho a autoidentificarse sin cirugía de cambio de sexo. Bajo el amparo de la ley, a los transgénero se les permite igual acceso a la educación, la atención de la salud, el empleo, y a la protección contra la discriminación.

El estigma social y los peligros persisten

Aunque las personas transgénero están ganando cada vez más protección legislativa, las leyes no siempre pueden protegerlas del estigma social y los riesgos que enfrentan.

El grupo de defensa de los derechos humanos Transgender Europa documentó 2.264 asesinatos reportados de personas trans en todo el mundo, entre el 1 de enero de 2008 y el 30 de septiembre de 2016.

En el 2016, la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD, por sus siglas en inglés) reportó la muerte de 27 personas transgénero en Estados Unidos, el año más letal registrado.

En Estados Unidos, el debate nacional sobre la protección de los estudiantes transgénero en las escuelas públicas continúa calentándose mientras la Corte Suprema se alista para escuchar el caso de Gavin Grimm, un estudiante transgénero de Virginia, de 17 años, que quiere usar el baño que corresponde a su identidad de género. Los grupos de derechos civiles se preocupan por las consecuencias de la reciente reversa del gobierno de Trump en las protecciones en cuanto a los baños de la era Obama para los estudiantes transgénero.

Harmeet Shah Singh, de CNN, contribuyó a este artículo.