(CNN) - Sebastian Vettel tuvo un inicio perfecto en la temporada 2017 de la Fórmula Uno con su victoria en el Gran Premio de Australia. 

El piloto de Ferrari empezó en el segundo sitio la carrera en el circuito de Albert Park de Melbourne, pero mantuvo el ritmo con el tempranero líder de la competencia, Lewis Hamilton, antes de adelantarse cuando el británico se quedó atascado en el tráfico después de salir a los pits en la vuelta 17.

Eso le permitió a Vettel fraguarse un fuerte liderazgo y poder regresar a la pista por delante de Hamilton cuando le tocó realizar su propia parada en los pits ocho vueltas después.

Vettel entonces recorrió la pista sin nadie al frente mientras aceleraba rumbo a la bandera a cuadros.

El compañero de Hamilton en la escudería Mercedes, Valtteri Bottas, completó el podio al terminar tercero por delante de Kimi Raikkonen en el segundo auto de Ferrari.

Max Verstappen fue quinto y el único piloto de Red Bull que terminó la prueba luego de que su compañero Daniel Ricciardo tuviera una frustrante tarde con una falla en el motor.

Felipe Massa, de Williams, reclamó la sexta posición por delante del mexicano Sergio Pérez de Force India.

Los últimos lugares que otorgan puntos fueron para Carlos Sainz y Daniil Kvyat, ambos de Toro Rosso, y Esteban Ocon, en el segundo auto de Force India.

La victoria de Vettel es su segundo triunfo en el Gran premio de Australia y el primero de Ferrari desde el Gran Premio de Singapur en 2015.

"El apoyo para nosotros alrededor del circuito fue increíble, especialmente en el último sector", dijo un visiblemente emocionado Vettel a los fanáticos desde el podio.

Luego, cuando se le preguntó si el campeonato estaba en las opciones fue un poco más recatado.

"Eso todavía está muy lejos. Por ahora estamos en la luna con el inicio que tuvimos aquí este día", dijo Vettel.

Así queda la competencia de constructores: