Imagen de los daños causados por el atentado en el que murió Carrero Blanco en 1973 en Madrid (GettyImages)

(CNN Español) - La Audiencia Nacional española condenó el miércoles a un año de prisión a Cassandra Vera por publicar chistes en Twitter sobre el asesinato en 1973 del almirante Luis Carrero Blanco, del entonces presidente del gobierno durante la dictadura franquista.

Carrero Blanco murió en un atentado de ETA, la organización separatista vasca, en Madrid.

Cassandra fue condenada por el delito de "humillación a las víctimas del terrorismo" por 13 comentarios que escribió en su cuenta de Twitter (@kira_95) entre 2013 y 2016, que "constituyen desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta a personas que han sufrido el zarpazo del terrorismo y sus familiares y supone una actitud irrespetuosa y humillante que encaja dentro del delito de humillación a las víctimas".

Durante el juicio, la tuitera basó su defensa en decir que sus chistes no eran enaltecimiento del terrorismo, sino comentarios en tono humorístico y en clave de ironía de hechos históricos.

"ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial" o "Spiderman vs. Carrero Blanco" son algunos de los tuits publicados por Cassandra Vera objeto de la sentencia.

Sin embargo, el tribunal concluyó que "sus frases, adicionadas la mayoría de las veces con elocuentes imágenes, refuerzan aún más su carácter de descrédito, burla y mofa a una víctima del terrorismo, por más que el atentado sufrido por el entonces presidente del Gobierno del régimen franquista hubiera tenido lugar en 1973".

Cassandra no tendrá que ir a la cárcel, ya que en España si el condenado no tiene antecedentes las penas en prisión se cumplen a partir de los dos años. Sin embargo, la Audiencia también la condenó a siete años de inhabilitación.

"No sólo me quedo con antecedentes, me han quitado el derecho a beca y destrozado mi proyecto de ser docente. Me han arruinado la vida", escribió Cassandra en Twitter, después de conocer la sentencia.

En una carta enviada al diario El País antes de darse a conocer la sentencia, una de las nietas de Carrero Blanco, Lucía Carrero-Blanco, consideró "desproporcionada y un absoluto disparate" pedir dos años y medio de cárcel -como pedía la Fiscalía- para Cassandra.

"Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de cárcel", escribió.

La condena desató un enorme debate en redes sociales, donde muchos usuarios se centraron en la falta de libertad de expresión y en la desproporcionalidad de la sentencia comparada con juicios a políticos en caso de corrupción.