(CNN) - El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, renunció este viernes en la mañana, según afirmaron a CNN tres fuentes de la Casa Blanca.

Sarah Huckabee Sanders será la nueva secretaria de Prensa de la Casa Blanca, anunció el nuevo director de Comunicaciones, Anthony Scaramucci.

El presidente Donald Trump deseó a Spicer buena suerte en una declaración que Sanders dio de la sala de información de la Casa Blanca y notó los "buenos ratings de televisión" que tuvo Spicer durante su tiempo en el cargo. Trump también llamó a Scaramucci "una adición importante a esta administración" en una declaración también leída por Sanders.

"Ha sido un honor y un privilegio servirle al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a este increíble país. Continuaré mi servicio hasta agosto", tuiteó Spicer después de que la noticia se conociera.

El presidente de EE.UU. Donald Trump tuiteó en la noche de este viernes diciendo que Spicer es "una persona maravillosa que aguantó muchos abusos de los medios de noticias falsas, pero su futuro es brillante".

Spicer había pasado varias semanas alejado de sus funciones, que suplió Sarah Huckabee Sanders, lo que había desatado los rumores de su partida.

Desde hace un tiempo se hablaba de que la Casa Blanca está considerando un nuevo papel para su secretario de Prensa, Sean Spicer, que lo alejaría del podio de la sala de prensa, dijo un funcionario en junio.

Politico y Bloomberg también informaron en ese entonces que la Casa Blanca está revaluando el papel de Spicer.

LEE: Presidente Trump, por favor no despida a Sean Spicer

La reorganización pondría fin a cerca de seis meses tumultuosos de Spicer en el podio de la Casa Blanca, que lo convirtieron no sólo en una de las personalidades más destacadas de la administración, sino también en el rostro de la desenfocada estrategia de comunicación de la Casa Blanca.

Spicer comenzó su encargo como secretario de Prensa de la Casa Blanca criticando la cobertura mediática sobre el tamaño de la multitud que presenció la toma de posesión de Trump. En los meses siguientes, el presidente contradijo algunas de sus declaraciones, lo que plantea dudas sobre la credibilidad de la administración y la capacidad de Spicer para hablar en nombre de Trump con confianza.

Algunos sugirieron que el presidente no estaba contento con el rendimiento público de Spicer.

Sus informes diarios fueron transmitidos en directo con frecuencia por las principales cadenas de noticias por cable y sus combativos intercambios con los reporteros pronto le ganaron una sátira en "Saturday Night Live", de la NBC, donde la parodia de la actriz Melissa McCarthy se ha convertido una sensación nacional.

MIRA: Melissa McCarthy parodia a Sean Spicer en Nueva York