(CNN) - Una carta de amor perdida, un cuadro famoso y un sendero que conduce por las calles de París. ¿Tienes la respuesta a un misterio romántico que ha dejado perplejo a un director de cine estadounidense durante dos años?

Doug Block se tropezó con el extraño caso Betty y Henri cuando celebraba, con su esposa, su aniversario de bodas en Europa en 2015.

“Todo empezó en París”, recuerda el documentarista.

El último día de su viaje, la pareja decidió salir a dar un largo paseo para disfrutar del atardecer de otoño. Block sacó la guía “París Walks”, un andrajoso libro de segunda mano que había metido en su maleta en el último momento.

Mientras hojeaba las páginas, un sobre, con un solo nombre, cayó: “Betty”.

“Ondeó hasta el piso, casi en cámara lenta”, le dijo Block a CNNTravel.

El sobre estaba sin cerrar. Dentro de él había una nota, adornada con una pintura de Monet: “Mujer sentada sobre los sauces”. Y lo que había escrito adentro era una apasionada declaración de afecto.

“¿Me buscarás en el Museo D’Orsay?”, escribió Henri, el misterioso autor. “Estaré allí en alma y espíritu, aunque no en cuerpo. Allí encontrarás mi amor por Monet”.

Block miró a su esposa con confusión. ¿Quién era Betty? ¿Quién era Henri? ¿Y cómo terminó esta nota en su guía turística?

Él no sabía que la carta marcaría el principio de una búsqueda mundial, un trabajo internacional de amor celebrando París y el poder eterno del romance.

La búsqueda y un descubrimiento afortunado

Block y su esposa viajaron a París en noviembre de 2015 y disfrutaron de largos paseos por el Sena y de los grandes impresionistas en el Museo D’orsay. También fueron testigo de los ataques terroristas de París en noviembre de ese año.

Y para Block, desenterrar la carta de amor parecía una señal del destino: un recuerdo fortuito del romance en un momento de desamor.

De regreso a Nueva York, Block dijo que estaba “embrujado” por los fantasmas de Betty y Henri.

Sin embargo, no fue sino hasta un año después que decidió seguirlos, sintiéndose desanimado en un país dividido después de la elección presidencial.

“Solo pensé, ‘por el bien de mi cordura, creo que necesito hacer algo impulsado por el amor y el romance’”, afirma.

Pero, ¿cómo empiezas a buscar a dos personas a quienes solo conoces por sus nombres y a través de una nota escrita a mano?

El primer pasos de Block fue averiguar si la guía había sido prestada por amigos.

Esta investigación lo llevó a la casa de una amiga en Nueva York, una mujer de 91 años llamada Betty, que le habló con mucha sinceridad sobre su vida amorosa. Y su conversación convenció más a Block de que esta historia valía la pena.

Después de todo, la carta, con sus sentimientos más profundos y su evocación del amor perdido, resuena en todos.

Además, agrega, “a la gente le gusta el buen misterio”.

Trabajo de detective

Block decidió continuar con su investigación y consultó con un detective y desde entonces, su búsqueda para localizar a Betty y Henri se ha extendido por todas partes.

El cuadro de Monet pintado en la tarjeta cuelga en la Galería Nacional de Arte de Washington. Block filmó la colección de la galería y exploró la tumultuosa vida amorosa de Monet y cómo esta podría estar atada al romance de Betty y Henri.

Incluso empleó a un físico y ha interactuado con una serie de personajes interesantes, todos comprometidos a resolver el misterio.

Un año después, Betty y Henri no han sido encontrados, pero la búsqueda ha cobrado vida propia.

Block aún espera encontrar a Betty y Henri y le pide a cualquiera que pueda reconocer la nota escrita que lo contacten en Twitter.

Realidad y ficción

Sin embargo, él sabe que el atractivo de la pareja es en parte el romance, el cuento de hadas, la ficción. Y encontrar la realidad, que podría ser más sombría de lo que parece, podría ser decepcionante.

“Hay algo sobre la idealización de lo que ellos son”, reflexiona Block. “Lo que es más fascinante es que cada persona con la que hablo tienen su propio concepto de quienes son Betty y Henri cuando les pregunto cuál podría ser su edad y relación”.

“Esto puede bien ser una aventura y ellos volvieron a sus matrimonios. Y es complicado, porque no quiero exponerlos públicamente”, dice Block, que está en sus 60 y compara esta historia con una clásica película romántica de Audrey Hepburn.

Además, agrega que solo hará públicos los nombres de los amantes si tiene permiso.

Block continuará su búsqueda. A él le encanta conectar los puntos y conectarse con otros que se han sentido tan atraídos con el romance como él.

"La historia simplemente parece conectarlos a todos… El hermoso sentimiento que se expresa en la carta. El misterio de la tarjeta y si hay una conexión: Monet está involucrado de alguna manera".

Y en su corazón hay una carta de amor con un mensaje universal:

“Betty y Henri son casi todos”, dice Block. “Todo el mundo, sin importar su edad, tiene este anhelo de romance, incluso si han estado casados durante muchos años, la llama no se apaga”.