(CNN) - En una emotiva manifestación este sábado en Fort Lauderdale, Florida, políticos y estudiantes de la escuela Marjory Stoneman Douglas pidieron una prohibición de armas como la que se utilizó para asesinar a 17 personas en ese colegio, y urgieron a los votantes a echar a los legisladores que se opongan a la medida o que acepten dinero de la Asociación Nacional del Rifle. 

En un fiero discurso, la estudiante Emma Gonzalez exigió a los legisladores nacionales hacer algo para prevenir los tiroteos masivos en escuelas.

Emma Gonzalez, sobreviviente del tiroteo en la Florida.

"Si todo lo que nuestro presidente y nuestro gobierno pueden hacer es enviar recuerdos y oraciones, entonces tal vez es momento de que las víctimas sean el cambio que necesitamos", dijo Gonzalez, quien se escondió en un salón durante el tiroteo del miércoles, durante una manifestación afuera de una corte federal.

"Ciertamente no entendemos por qué debería ser más complicado hace planes con amigos los fines de semana que comprar un arma automática o semiautomática".

Gonzalez exigió cambios en las leyes porque, dijo, estas no han cambiado, mientras que las armas sí lo han hecho.

"Tal vez los adultos se hayan acostumbrado a decir: 'así son las cosas'", dijo. "Pero si los estudiantes hemos aprendido algo, es que si uno no estudia, uno falla. Y en este caso, si uno no hace nada activamente, la gente muere".

Ella se dirigió a los políticos, y dijo a los que aceptan donaciones de campaña de la Asociación Nacional del Rifle: "¡Qué vergüenza!".

Cientos de personas reunidas comenzaron a repetir: "¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!".