(CNN) – Mientras un avión de Southwest Airlines se precipitaba a Filadelfia para un aterrizaje de emergencia este martes, el pasajero Marty Martínez a bordo pensó que estaba viviendo sus últimos momentos. Creía que no sobreviviría: así que entró a Facebook y comenzó una transmisión en vivo para despedirse de sus seres queridos.

Minutos antes, durante el vuelo que había partido de Nueva York con destino a Dallas, los pasajeros oyeron una explosión antes de que las máscaras de oxígeno cayeran del techo. De acuerdo a Robert Sumwalt, presidente de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), se habría tratado de una “falla del motor”. Una persona murió en el incidente, confirmó la aerolínea.

En la transmisión se puede ver a Martínez con una máscara de oxígeno sobre su boca y mirando a la cámara, mientras escribía actualizaciones a los amigos y familiares que lograron sintonizarse. Según le relató a CNN, Facebook Live le pareció la mejor opción para comunicarse con todas esas personas amadas al mismo tiempo.

“Sentí que me quedaba este momento para tener alguna comunicación y cuando conseguí acceso público a internet pensé: ‘¿Cómo puedo hablar con un grupo masivo de personas, en lugar de enviar mensajes de texto?”, le dijo a esta cadena.

El motor del avión de Southwest Airlines es revisado mientras permanece en la pista del Aeropuerto Internacional de Filadelfia, tras el aterrizaje de emergencia. (CréditoAmanda Bourman via AP)

Entonces, llegó la idea: “Pensé, transmitiré en vivo por Facebook. Así que por Facebook Live narré todo el suceso y les estaba mandando mensajes a mi mamá, mi papá, mi hermana, todos mis seres queridos que estaban en casa. Y fue una experiencia absolutamente aterradora”.

Tan aterradora que Martínez creyó que moriría. “El avión estaba bajando rápido, sentí que las cosas empeoraban, las personas estaban gritando y yo solo podía concentrarme en simplemente enviar los mensajes que quería que llegaran a la gente que amo”, añadió. Él estaba sentado a tan solo a dos filas de la ventana que se reventó por la falla.

“Treinta minutos de vuelo, era un vuelo normal, y después de repente se oye esta fuerte explosión. Y, como en el lapso de cinco segundos, todas las máscaras de oxígeno se despliegan. Y entonces, pocos segundos después, ocurrió otra explosión y fue la ventana que explotó completamente”, indicó Martínez. “Y, como se pueden imaginar, todo el mundo se estaba enloqueciendo, gritaban, Mientras esto pasaba, miras a las azafatas su reacción, y parecía que algunas de ellas empezaron a llorar. Sabíamos que estábamos en una situación realmente mala”, añadió.

El pasajero también relató la experiencia de uno de sus colegas, quien empezó a escribirles una nota final a sus seres queridos, mientras el avión continuaba con el aterrizaje de emergencia. “Mi colega está sentado al lado mío y está concentrado solo mirando a su teléfono, yo lo observo y está escribiéndole sus últimas palabras a su esposa y su hijo que aún no ha nacido”, recordó Martínez.

De hecho, reconoció, este fue el momento en el que pensó que él y su colega morirían en el avión. “Cuando vi eso, me hizo sentir absolutamente preocupado, que no íbamos a sobrevivir”, explicó.

Southwest dijo que el vuelo partió de LaGuardia en Nueva York cuando algo salió mal. La aeronave fue desviada a Filadelfia después de perder el motor izquierdo. Sin embargo, el aterrizaje fue descrito como "seguro".

Este es el primer accidente mortal en un transportista estadounidense en casi una década. El último incidente letal en un avión de pasajeros de EE.UU. fue en febrero de 2009, cuando Colgan Air 3407 se estrelló en condiciones invernal cuando se aproximaba a Buffalo, causando la muerte de 49 personas a bordo y una persona en tierra.