Nota del Editor: Pedro Brieger es un periodista y sociólogo argentino, autor de más de siete libros y colaborador en publicaciones sobre temas internacionales. Actualmente se desempeña como director de NODAL, un portal dedicado exclusivamente a las noticias de América Latina y el Caribe. Colaboró con diferentes medios argentinos como Clarín, El Cronista, La Nación, Página/12, Perfil y para revistas como Noticias, Somos, Le Monde Diplomatique y Panorama. A lo largo de su trayectoria Brieger ganó importantes premios por su labor informativa en la radio y televisión de Argentina.

(CNN Español) - Por esas circunstancias de la historia y apenas una semana después de la elección presidencial en Venezuela, se realizan elecciones presidenciales en Colombia, donde también ronda el fantasma de la abstención aunque, si ningún candidato obtiene más del 50 por ciento de los votos, habrá segunda vuelta el 17 de junio.

El voto en Colombia tampoco es obligatorio y hay que remontarse a 1998 para encontrar una contienda electoral donde haya participado más del 50 por ciento del padrón electoral. En marzo de este año, en la elección de representantes al Congreso, participó el 48 por ciento de los inscriptos y en el plebiscito de octubre de 2016, que definía un tema tan importante como la paz, votó apenas el 37 por ciento del padrón.

Hay numerosos factores que permiten comprender los altos niveles de abstención. Estos van, desde el histórico asesinato del candidato Jorge Eliecer Gaitán en 1948, que desencadenó una guerra civil hasta la actividad guerrillera, pasando por la presencia de diversos grupos armados de narcotraficantes y paramilitares con fuerte influencia en la política.

De hecho, en estas elecciones, Iván Duque, el candidato del expresidente Álvaro Uribe, recibe, según reportan medios locales, el apoyo explícito de varios políticos involucrados en la denominada "narcopolítica" y ex gobernadores o alcaldes condenados por corrupción o por sus vínculos con los paramilitares, aunque dice "no aceptar el apoyo de personas que estén en la delincuencia".

Como si esto fuera poco, uno de los principales sicarios del fallecido Pablo Escobar días antes de la elección volvió a amenazar al candidato de izquierda Gustavo Petro, el ex alcalde de Bogotá, por lo que la Fiscalía General de Colombia abrió una investigación en su contra, que condujo a su detención por cometer, supuestamente, el delito de extorsión.

Por otra parte, en Colombia hay más de 7 millones de desplazados internos alejados de su lugar de origen, récord mundial según ACNUR, la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas, y decenas de líderes sociales han sido asesinados en estos últimos dos años.

A esto hay que agregarle que son las primeras elecciones presidenciales después de los controvertidos Acuerdos de Paz y en una última semana de campaña caliente por las denuncias de Gustavo Petro de un posible fraude.

Resta preguntarse si todos estos elementos serán un aliciente para ir a votar o -por el contrario- para quedarse en sus casas. Pero esto lo sabremos recién cuando se abran las urnas…