CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Pronostican la llegada de hasta 9 grandes huracanes a México en 2018

Por CNN Español

(CNN Español) — Se espera que un total de 32 ciclones tropicales afecten a México en el año 2018, según el pronóstico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que dio a conocer este 25 de mayo. De esos al menos 9 serían huracanes de categoría 3 o superior. 

De los 32 sistemas que afectarán a México, se prevé que entre cuatro y seis ciclones tropicales lo hagan de forma directa en el país, indicó Conagua en una nota de prensa. También explicó que el pronóstico de 32 es superior al promedio histórico de ciclones tropicales en México, que se sitúa en 28.

LEE: Florida, Alabama y Mississippi declaran estado de emergencia ante el avance de la tormenta Alberto

De los 32 ciclones, se estima que 18 afectarán a la cuenca del océano Pacífico Nororiental. De estos 18, ocho serán tormentas tropicales, cuatro huracanes categoría 1 a 2 (con vientos de entre 119 y 177 kilómetros por hora) y seis huracanes más de categoría 3 o superiores (con vientos de más de 178 kilómetros por hora).

Estos ciclones se llamarán: Aletta, Bud, Carlotta, Daniel, Emilia, Fabio, Gilma, Héctor, Ileana, John, Kristy, Lane, Miriam, Norman, Olivia, Paul, Rosa y Sergio, informó Conagua.

En el lado de la cuenca del océano Atlántico Norte se pronosticaron 14 ciclones tropicales. De estos, siete serán tormentas tropicales, cuatro huracanes de categoría 1 ó 2 y tres huracanes de categoría 3 o superior, informó Conagua.

Los nombres previstos para estos accidentes meteorológicos son: Alberto, Beryl, Chris, Debby, Ernesto, Florence, Gordon, Helene, Isaac, Joyce, Kirk, Leslie, Michael y Nadine.

El cambio climático en México

MIRA: Se forma la tormenta subtropical Alberto en el Caribe, la primera de la temporada

Roberto Ramírez, director de Conagua, alertó sobre los efectos que el cambio climático está teniendo en México. Mencionó el aumento de la temperatura de los océanos y de la temperatura ambiental: “los últimos cinco años han sido los más cálidos jamás registrados, teniendo como consecuencia la elevación en un grado centígrado la temperatura media global”, dijo durante la clausura de la Sesión del Consejo Nacional de Protección Civil, evento en el que se presentó el pronóstico climático para 2018.

Estas dos variables, explicó Ramírez, son responsables de que exista “una modificación al ciclo del agua a nivel mundial”, lo que ha tenido como consecuencia un cambio en los patrones de lluvia y un aumento de la intensidad de ciclones, por un lado, y sequías, por otro.

“En el caso de los ciclones tropicales, tanto por el pcéano Pacífico como por el Atlántico, del 2014 al 2017, la intensidad y la duración de estos fenómenos ha estado por arriba del promedio, formando huracanes como Harvey, Irma y María el año pasado, que causaron grandes daños en las islas del Caribe y en Estados Unidos“, explicó.

En el caso concreto de México, el director de Conagua mencionó los huracanes Manuel, Ingrid, Odile y Patricia, “éste último el más intenso de la historia a nivel mundial”, dijo. De hecho, aseguró que el pasado año 2017 el país superó el promedio de impactos directos de ciclones tropicales: pasó de cinco a siete.

MIRA: ¿Cómo afecta el cambio climático a los niños?

Ramírez señaló que en lo que va de 2018 las lluvias se sitúan por encima de la media y también dijo que en lo que queda de 2018 se espera que siga lloviendo más de lo que indica el promedio histórico.

“Es importante señalar que existe una probabilidad del 55 por ciento, para el otoño del año 2018, de que volvamos a tener nuevamente el fenómeno del Niño, y el 67 por ciento, para la primavera del año 2019 por el océano Pacífico, lo que esto podría incrementar la formación de ciclones tropicales y lluvias más intensas”, agregó, mencionando como ejemplo la llegada de la tormenta subtropical Alberto, la primera del año en el Caribe que avanza hacia el norte por el Golfo de México