(CNN) - El número de agresiones sexuales reportadas durante vuelos comerciales de aerolíneas está aumentando "a un ritmo alarmante", dijo el FBI el miércoles, y el número de casos reales podría ser mucho mayor.

Las investigaciones del FBI sobre agresiones sexuales en el aire aumentaron en un 66% desde el año fiscal 2014 al 2017. La oficina dijo que había abierto 63 investigaciones sobre agresiones sexuales en aviones en 2017, en comparación con 57 en 2016, 40 en 2015 y 38 en 2014.

MIRA: Video refuta la denuncia de agresión sexual de una mujer contra un policía en Texas

El agente especial del FBI David Rodski dijo a los periodistas que la cantidad de agresiones sexuales durante los vuelos está aumentando "a un ritmo alarmante" y agregó: "No estamos seguros de por qué".

El año pasado, CNN informó que es difícil determinar con qué frecuencia ocurren los ataques en vuelos comerciales porque ninguna agencia reguladora federal rastrea esos datos a nivel nacional.

El FBI no tiene plena confianza en la cantidad oficial de agresiones sexuales en el aire, porque muchos casos no se denuncian, dijo Brian Nadeau, agente especial asistente a cargo de la división del FBI en Baltimore. Los investigadores creen que las cifras son casi seguro mucho mayores.

"Estoy sorprendido por la cantidad de pasajeros que no hacen ese acto y esperarán hasta que el avión esté en tierra", dijo Rodski. Asegurarse de que se notifique a las autoridades correspondientes "nos permite realizar la investigación, reunir testigos, solicitar a la tripulación de vuelo declaraciones antes de que todos se vayan a su próximo destino".

Rodski dijo que la mayor parte de los incidentes ocurren en los vuelos nocturnos, vuelos de tres horas o más donde las luces de la cabina pueden oscurecerse, y/o en ocasiones donde se consume alcohol.

MIRA: La heroína de CNN que busca cambiar la cultura de violencia sexual en Bolivia

El FBI dijo a CNN el miércoles que no entrena a los auxiliares de vuelo, pero que está trabajando para hacer a las aerolíneas conscientes del problema para que puedan desarrollar procedimientos sobre qué hacer mientras están en el aire. Eso incluye un nuevo cartel "Be Air Aware" [Esté atento en el aire] con el recordatorio: "La agresión sexual en un avión es un delito federal".

La Asociación de Asistentes de Vuelo (CWA), uno de los sindicatos de auxiliares de vuelo más grandes del mundo, encuestó a casi 2.000 auxiliares de vuelo en 2016 sobre sus experiencias con las agresiones sexuales en el aire. Entre los que respondieron, uno de cada cinco dijo que recibió un informe de agresión sexual de un pasajero a otro mientras trabajaba en un vuelo. Pero, según la encuesta, se contactó con la policía o esta se personó en el avión menos de la mitad de las veces.

Típicamente, dijo la asociación, la intervención proviene de los asistentes de vuelo, pero muchos dicen que sus empleadores no les han dicho qué hacer si alguien dice que han sido hostigados o atacados en el vuelo.

MIRA:¿Por qué las víctimas de acoso sexual tardan tanto en denunciar?

Sara Nelson, una azafata de United Airlines que es presidenta del sindicato, le dijo a CNN: "En mis 22 años como auxiliar de vuelo, nunca he participado en una conversación, en entrenamiento o de otro tipo, sobre cómo manejar el acoso o la agresión sexual".

Si bien existen políticas, Nelson dice que si no están dentro de los entrenamientos de las aerolíneas, los asistentes de vuelo no saben qué hacer cuando se enfrentan a conductas inapropiadas, a veces criminales.