(CNNMoney) - El gobierno de Donald Trump autorizó a la compañía china fabricante de telecomunicaciones ZTE para que reinicie algunas actividades en Estados Unidos.

El Departamento de Comercio dijo que acordó permitirle temporalmente a ZTE que realice las transacciones que necesita para dar el mantenimiento de red de los contratos que firmó el 15 de abril o antes. Esa fecha fue cuando el Gobierno de Estados Unidos les prohibió a las compañías estadounidenses vender partes y servicios a ZTE, la segunda empresa más grande de China de fabricación de equipos de telecomunicación.

La prohibición amenazaba con dejar a ZTE, que también hace smartphones, fuera del negocio. La compañía se volvió un elemento útil para negociar en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China, y el gobierno de Donald Trump anunció el mes pasado un acuerdo para levantar eventualmente las restricciones.

La autorización con fecha del 2 de julio de permitirle a ZTE iniciar algunas actividades es válida hasta el 1 de agosto. Esta incluye permitirle hacer negocios con empresas estadounidenses con el fin de proporcionarles servicios y mantenimiento para los teléfonos ZTE, como actualización de software.

El resto de la sanción sigue en pie por ahora.

ZTE, que emplea a unas 75.000 personas, vende equipamiento como estaciones base inalámbricas y cables de fibra óptica a operadores de telecomunicaciones en todo el mundo. Pero depende de la tecnología de Estados Unidos para sus productos.

Expertos dicen que ZTE está enfrentando una tormenta de problemas por la sanción, entre ellos la pérdida de miles de millones de dólares en ganancias, relaciones tensas con clientes importantes y daño a la marca.

La medida del Departamento de Comercio esta semana reduciría "el estrés de los clientes de ZTE y por lo tanto [disminuir] el riesgo de deserción del cliente", escribió Edison Lee, un analista inversión en el banco de telecomunicaciones Jefferies. "Sin embargo, ZTE aún no podrá presentar ofertas para nuevos contratos, ya que no son capaces de comprar partes estadounidenses y licencias de softawre y patentes para nuevos equipos", agregó.

Las acciones de ZTE en la bolsa de Hong Kong han perdido cerca de la mitad de su valor desde la entrada en vigor de la sanción.

Lee dice que él interpreta la decisión de Estados Unidos de aliviar algunas de esas restricciones como "una indicación muy positiva de que ZTE está en camino de levantar completamente la prohibición de exportación".

El Departamento de Comercio impuso la sanción en abril, acusando a ZTE de violar un acuerdo de 2017 en el que la compañía china admitió haber evadido las sanciones sobre Irán y Corea del Norte.

Casi un mes después, el presidente Donald Trump abrió la puerta para trabajar con el presidente de China Xi Jinping para traer de vuelta al negocio a ZTE.

El gobierno de Trump anunció a principios de junio que le permitiría a ZTE empezar a comprar partes estadounidenses de nuevo si pagaba una multa de 1.400 millones de dólares, cambiaba su liderazgo y traía a Estados Unidos a un equipo de monitoreo.

El acuerdo ha enfrentado resistencia por parte de algunos miembros del Congreso que quieren mantener la sanción citando preocupaciones de seguridad nacional.

Hasta finales del mes pasado, ZTE había pagado 1.000 millones de dólares de multa al gobierno de Estados Unidos y esperaba poner los restantes 400 millones de dólares en una cuenta de depósito en garantía poco después. ZTE anunció cambios a su liderazgo después de que sus accionistas se reunieran la semana pasada.

La noticia de la autorización del Departamento de Comercio a ZTE para reiniciar algunas actividades fue reportado primero este martes por Bloomberg News.

- Sherisse Pham contribuyó con este reporte.