Júlia Guimarães estaba reportando desde Ekaterimburgo el domingo cuando un hombre se inclinó para besarla en la mejilla mientras hablaba a la cámara.
Júlia Guimarães estaba reportando desde Ekaterimburgo el domingo cuando un hombre se inclinó para besarla en la mejilla mientras hablaba a la cámara.

(CNN) - En un momento en el que el movimiento #MeToo se ha extendido por todo el mundo, la mayor competencia de fútbol del planeta ha brindado un momento de sobriedad.

Desde Burger King ofreciendo a las mujeres la oportunidad de ganar 47.000 y Whoppers de por vida si se quedaban embarazadas de algún jugador de la Copa Mundial, hasta la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA) publicando una sección sobre "cómo tener una oportunidad con una chica rusa" en su guía para personal y periodistas previa al torneo, el espectro del sexismo y la misoginia nunca ha estado demasiado lejos.

MIRA: Cuatro claves para enfrentar el "sexismo sutil" que sufren las mujeres en su trabajo

El miércoles, el canal de televisión alemán ZDF dio el notable paso de presentar un proceso penal contra dos usuarios de redes sociales que acosaron a Claudia Neumann, una de las principales comentaristas del canal, con un aluvión de abusos sexistas.

De los 16.000 periodistas acreditados para cubrir la Copa del Mundo en Rusia, solo el 14% son mujeres, según la FIFA, la organizadora del torneo.

Y para algunas de esas mujeres que trabajan en los medios en la Copa del Mundo, las últimas dos semanas han sido una experiencia desafiante con informes de ataques sexuales, hostigamiento y acoso sexual en línea dirigidos contra ellas.

El primer incidente que llamó la atención de todo el mundo se produjo cuando una periodista que trabajaba en la ciudad rusa de Saransk publicó un video de sí misma siendo agredida sexualmente mientras transmitía en vivo.

Julieth González Therán estaba reportando para el canal de noticias en español de la emisora alemana Deutsche Welle cuando un hombre le agarró el pecho y la besó en la mejilla.

González Teherán mantuvo la compostura y terminó su reporte, pero quedó visiblemente enojada y molesta.

MIRA: Ruso que agredió sexualmente a periodista colombiana en el Mundial pide perdón y revela que lo hizo por una apuesta

Después de publicar el video en su cuenta de Instagram, González Therán pidió más respeto para las periodistas.

"No merecemos este trato. Somos igualmente valiosas y profesionales. Comparto la alegría del fútbol, pero debemos identificar los límites del afecto y el acoso", escribió.

#DeixaElaTrabalhar

La historia de González Therán es una de las que las mujeres periodistas deportivas, particularmente en la radiodifusión, han escuchado con demasiada frecuencia.

En Brasil, el constante hostigamiento sufrido por las mujeres periodistas deportivas llevó a un grupo de ellas a lanzar una campaña con el lema #DeixaElaTrabalhar, o "Déjala trabajar".

La campaña, que comenzó en marzo, se produjo después de que Bruna Dealtry, que trabaja para Esporte Interativo, estaba informando en vivo cuando un hombre intentó besarla.

La periodista brasileña Amanda Kestelman, que trabaja para GloboEsporte y es seguidora de #DeixaElaTrabalhar, cree que parte del problema es la sensación de derecho que tienen algunos hombres fanáticos del fútbol.

"Estuve en Rusia para los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, pero la Copa del Mundo ha sido mucho peor porque saca lo peor de los seguidores que creen que debería ser un evento solo para hombres", dijo a CNN desde Rusia.

"Mi amiga y colega fue besada antes de un informe en vivo en dos ocasiones. Eso fue lo peor. Nadie puede hacerle esto a una mujer cuando ella no da su consentimiento".

Esa amiga fue Julia Guimarães, una periodista de TV Globo y SportTV, que recibió elogios por su reacción hacia un hombre que trató de besarla mientras estaba informando desde Ekaterimburgo.

"Es horrible. Me siento indefensa y vulnerable", le dijo a Globo Esporte después del incidente. "Esta vez respondí, pero es triste que la gente no entienda por qué las personas sienten que tienen derecho a hacerlo".

MIRA: Una reportera regaña en directo a un hombre que trató de besarla durante el Mundial de Rusia 2018

Al igual que Guimarães, la periodista sueca Malin Wahlberg fue agarrada y besada mientras informaba sobre el partido de Suecia con Corea del Sur.

También se informó de otros incidentes relacionados con la reportera argentina de ESPN Agos Larocca y con Kethevane Gorjestani de France 24.

Fatma Samoura, la primera secretaria general de la FIFA, condenó a los responsables y tuiteó: "Muchas mujeres están en Rusia para llevar a cabo sus tareas de manera profesional y es importante que las respetemos a ellas y a su trabajo".

Una periodista dijo a CNN que había sido testigo de acoso sexual en una zona de fanáticos oficial de la FIFA, un área designada para que los seguidores se congreguen antes de los partidos y vean el partido en una pantalla grande.

"Trabajo con una chica rusa, que es traductora, y me he dado cuenta de que tiene dificultades para caminar tranquilamente por la ciudad sin que la aborden", dijo la periodista brasileña Luiza Oliveira a CNN.

"Un día en la Plaza Roja, un turco la abrazó y se tomó una selfie con ella sin pedir permiso. Intervine y le dije que no podía hacerlo porque era una falta de respeto. Dijo que la foto era para su esposa, como si eso sirviera como justificación para el acto".

MIRA: Los tristes recordatorios de que aún falta mucho para erradicar el machismo

Oliveira también ha experimentado miradas de extrañas en los centros de medios de otros compañeros periodistas.

Si bien no está segura de si las experiencias de las mujeres periodistas han sido peores en Rusia que en los torneos previos, se pregunta si la falta de un movimiento feminista fuerte en Rusia significa que ese comportamiento no sea cuestionado.

"En mi opinión, hay una fuerte objetificación de la mujer rusa, que es vista como un símbolo sexual en todo el mundo", dijo.

"La sociedad rusa es bastante conservadora y todavía está muy rezagada en la defensa de los derechos de las mujeres".

"Demasiado agudo"

Pero no son solo las que están frente a la cámara las que han sido blanco de abusos sexuales y misóginos.

En Reino Unido, Vicki Sparks, que hizo historia al convertirse en la primera mujer en comentar un partido de la Copa del Mundo en televisión cuando contó la victoria de Portugal sobre Marruecos, recibió un aluvión de críticas.

Jason Cundy, exjugador del Chelsea y el Tottenham, dijo en un programa de entrevistas del Reino Unido que las mujeres comentaristas de fútbol tienen un tono de voz "demasiado agudo".

Después Cundy tuiteó una disculpa, y agregó: "Hay momentos en los que tienes que levantar las manos y admitir que estás equivocado y has sido un idiota, y este es definitivamente uno de esos momentos".

Denuncia penal

En Alemania, la cadena ZDF presentó una denuncia penal ante el fiscal de Mainz después de que su comentarista Claudia Neumann fuera objeto de un torrente de abusos sexistas en internet.

Oliver Schmidt, Bela Rethy, Claudia Neumann y Martin Schneider posan para una foto durante la presentación del equipo de presentadores de ARD y ZDF para la Copa Mundial de la FIFA.

Oliver Schmidt, Bela Rethy, Claudia Neumann y Martin Schneider posan para una foto durante la presentación del equipo de presentadores de ARD y ZDF para la Copa Mundial de la FIFA.

"Quizás los hombres necesitan su pequeño oasis de retiro donde se les permite ser niños ", dijo Neumann al diario alemán Zeit el miércoles.

MIRA: Cuando tenía 11 años, Meghan Markle presionó a una multinacional para cambiar una publicidad sexista

"Ciertas personas parecen haber perdido cualquier tipo de decencia. Ya se trate de comentaristas mujeres u homosexuales, futbolistas con antecedentes migratorios, algunas personas parecen no querer aceptar que las viejas cosas a las que están acostumbrados ya no existen".

"Aprendí muy rápido"

En Australia, la presentadora de SBS Lucy Zelic estuvo a punto de colapsar en el aire después de que los espectadores objetaran sobre su pronunciación correcta de los nombres de los jugadores.

Las redes sociales se llenaron de críticas, con algunos reprendiendo a Zelic, mientras que otros vinieron en su apoyo, incluyendo una serie de inmigrantes de Australia, que le agradecieron que se tomara la molestia de pronunciar los nombres de la manera correcta.

Zelic escribió antes sobre el abuso que recibió, incluido el abuso sexista, mientras organizaba la cobertura de SBS de la Copa Mundial 2014, donde la llamaron una "fea tonta" y una "j..ida puta".

"Aprendí muy rápido a evitar mis redes sociales durante algunas semanas, para bloquear la negatividad y ahora, si alguna vez encuentro maldad, simplemente parecen palabras improvisadas en una pantalla", escribió en 2016.

"Algunas personas dicen que solo Dios puede juzgarlas, pero, te digo algo, en estos días estoy más aterrorizada por lo que tengo que decir sobre mis apariciones en el aire de lo que podría estar cualquier crítico".

Esta Copa del Mundo ya ha tenido su cuota de sexismo: Getty Images fue forzada a disculparse después de publicar una galería de las "fanáticas más sensuales de la Copa Mundial", y Burger King emitió una fuerte disculpa después de su mal aconsejada oferta para la Copa del Mundo.

Las historias sobre las esposas de los jugadores y las tomas de cámara gratuitas de mujeres atractivas en la multitud casi se esperan durante cualquier Copa del Mundo.

MIRA: Mujeres iraníes entran a un estadio de fútbol por primera vez

Pero también ha habido muchos momentos decisivos, incluidas las mujeres iraníes que pudieron ingresar a un estadio de fútbol y ver su partido, algo que tienen prohibido hacer en Irán.

Vicki Sparks comenta para la BBC durante el partido del grupo B entre Portugal y Marruecos.

Vicki Sparks comenta para la BBC durante el partido del grupo B entre Portugal y Marruecos.

Las contribuciones de las expertas, especialmente en la televisión de Reino Unido, han sido ampliamente anunciadas; las internacionales de Inglaterra Alex Scott y Eniola Aluko han ganado elogios.

Pero todavía hay un largo camino por recorrer, según Kestelman, quien espera que #DeixaElaTrabalhar pueda comenzar a inspirar a las mujeres de todo el mundo.

"Fue impactante para mí que haya un número tan pequeño de mujeres cubriendo la Copa del Mundo", dijo.

"Realmente, es una representación muy pequeña. En los centros de medios, cuando entro, la gente me mira con una mirada extraña y es algo embarazoso. Pasa todo el tiempo".

"Todavía tenemos un largo camino por recorrer, pero el movimiento #DeixaElaTrabalhar nos está ayudando a llamar la atención y eso es un gran avance".