Doi Pha Nee, Tailandia (CNN) - Serpenteando por la ladera de una colina a lo largo de una empinada zona de la jungla, un convoy de camiones cargados con docenas de rescatistas tailandeses revuelve lodo en lo que se ha convertido en una misión diaria para encontrar una ruta alternativa hacia la cueva de Tham Luang.

El grupo de casi 50 militares y funcionarios del Gobierno está buscando entradas en la montaña, chimeneas naturales que podrían usarse para acceder a los 12 niños y su entrenador que quedaron atrapados por las inundaciones dentro de la cueva durante casi dos semanas.

MIRA: Bajan los niveles de oxígeno en la cueva de Tailandia: los rescatistas están en una carrera contra el tiempo

La muerte de un experimentado buzo en el sistema de cuevas el viernes subraya el riesgo de intentar mover a los niños, que están físicamente débiles después de días sin comida, a través de la entrada principal inundada.

Rescatistas buscan en la jungla nuevas entradas a la cueva de Tailandia donde están atrapados los niños desde hace casi dos semanas.

Rescatistas buscan en la jungla nuevas entradas a la cueva de Tailandia donde están atrapados los niños desde hace casi dos semanas.

La búsqueda de otra entrada

Los soldados tailandeses y los trabajadores de la Autoridad del Parque Nacional conducen 20 kilómetros desde la entrada principal de la cueva en Mae Sai hasta Doi Pha Nee, una montaña al noroeste de la entrada principal del sistema de cuevas de Tham Luang, cerca de la frontera de Tailandia con Myanmar.

Allí, buscan agujeros que se puedan explorar por un equipo de expertos escaladores de roca que han llegado desde el sur de Tailandia para ayudar. Otros oficiales militares tailandeses, guías forestales, ancianos del pueblo y otros expertos locales están disponibles para ofrecer orientación sobre la navegación y el terreno.

CNN acompañó a los equipos el jueves mientras surcaban las empinadas y fangosas callejuelas para llegar a un área de exuberantes pastizales. Allí, finalizaron el plan para el día con bolas de arroz y carne de cerdo pegajosa y la popular bebida energética tailandesa M-150.

Expertos voluntarios de montañismo se preparan para descender a una abertura en la roca para investigar si hay una ruta hacia la cueva donde están los niños. Están acompañados por trabajadores de la autoridad del Parque Nacional y soldados tailandeses.

Expertos voluntarios de montañismo se preparan para descender a una abertura en la roca para investigar si hay una ruta hacia la cueva donde están los niños. Están acompañados por trabajadores de la autoridad del Parque Nacional y soldados tailandeses.

Armados con GPS, los líderes del equipo localizaron en un mapa lo que pensaban que podría ser una chimenea clave. Luego, el grupo partió, recorriendo senderos de tierra a través de tierras de cultivo y trepando por la ladera de una colina a través de la jungla.

Los equipos se dividieron en grupos más pequeños para examinar el área en busca de posibles entradas a las cuevas. En poco tiempo, sonó un silbido para convocar al resto del equipo. Uno de los excursionistas había encontrado una entrada a la cueva en una parte rocosa de la ladera. Los escaladores vinieron a verlo, pero fue descartado rápidamente.

LEE: Rescate de los niños de la cueva de Tailandia: Cada viaje para verlos tarda 11 horas

Pasando a un terreno más alto, pronto se descubrió otra apertura. Esta vez parecía más prometedora y el grupo se preparó para investigarla adecuadamente.

Los escaladores, que están muy en forma y parecen valientes, se metieron en la grieta oscura y gradualmente desaparecieron uno por uno en la cueva. Para ellos, esto no es solo un hobby: se ganan la vida como algunos de los infames coleccionistas de nidos de pájaros de Tailandia.

Esta práctica controvertida consiste en recolectar los nidos de pájaros poco comunes de las paredes y cuevas de los acantilados para proporcionar los ingredientes para uno de los platos más caros del mundo: sopa de nido de pájaro, un manjar en China.

El área alrededor del sistema de cuevas donde los niños y su entrenador están atrapados es muy arbolada y de difícil acceso.

El área alrededor del sistema de cuevas donde los niños y su entrenador están atrapados es muy arbolada y de difícil acceso.

"Un callejón sin salida"

El equipo de seis de los escaladores logró descender 275 metros de cuerda. Sus cálculos de GPS sugirieron que los niños estaban a solo otros 275 metros de distancia. Pero las voces desilusionadas llegaron a la superficie.

"Es un callejón sin salida", dijo uno de los miembros del grupo.

El equipo se desplazó hasta 790 metros sobre el nivel del mar en busca de entradas más arriba de la montaña.

Camina cuesta arriba con temperaturas superiores a 30 grados centígrados con una humedad de más del 90% mientras transporta equipos pesados y cuerdas hechas que hacen la búsqueda agotadora y sudorosa.

Los rescatistas esperan encontrar una ruta alternativa hacia los sistemas de cuevas, que están muy inundadas y son difíciles de navegar.

Los rescatistas esperan encontrar una ruta alternativa hacia los sistemas de cuevas, que están muy inundadas y son difíciles de navegar.

En medio de una zona de gigantes cultivos de plátanos y plantas de café, el grupo se encontró con otro equipo de búsqueda de soldados y espeleólogos.

MIRA: Nuevo video muestra a niños atrapados en la cueva de Tailandia cubiertos con capas de aluminio

"Vinimos con el equipo militar tailandés para buscar agujeros y cuevas y ver si van lo suficientemente profundo", dijo Mario Wild, un instructor austríaco de espeleología de 38 años de Chiang Mai Rock Climbing Adventures. "Hasta ahora, sin éxito".

Su colega, Add Kongsingh, de 31 años, dijo que otras personas en el área estaban tratando de ayudar de manera similar.

Su equipo ha estado fuera todos los días esta semana. Pero a Kongsingh le preocupa que el tiempo se esté agotando para los niños atrapados en las profundidades de la montaña, donde el riesgo de que suba el agua representa una amenaza potencialmente fatal.

"Creo que lloverá en los próximos días", dijo.

- Kocha Olarn, de CNN, contribuyó a este reporte.