(CNN Español) - Tras nueve días de debatirse entre la vida y la muerte, y con el 80% de su cuerpo destruido por quemaduras de tercer grado, murió este domingo Juana Mendoza, la mujer que fue incendiada viva en Cajamarca, Perú. Su excuñado sería el presunto autor del crimen, de acuerdo con información de la agencia estatal Andina sobre lo remitido al Ministerio Público por parte de la Policía Nacional del Perú.

Según Andina, el responsable del crimen sería Esneider Estela Terrones, expareja de la hermana de Mendoza.

El crimen ocurrió el pasado viernes 29 de junio, cuando Juana Mendoza vendía alimentos en las calles de la ciudad de Cajamarca, a unos 570 kilómetros al norte de Lima, la capital peruana.

LEE: A las mujeres de América Latina las siguen matando por ser mujeres

Fue entonces que, de acuerdo a la versión recogida por Andina, Esneider Estela Terrones, quien confesó el ataque, le echó gasolina y la incendió.

Según Andina, el móvil del ataque fue la venganza. Liliana Mendoza, hermana de la víctima, se negaba a retomar la relación sentimental que tenía que Esneider Estela. Uno de los últimos mensajes que ella recibió de Estela fue que este iba a darle "donde más le duele". Días después, cometería el execrable hecho.

Juana Mendoza murió tras 9 días de agonía. En la foto, el auto fúnebre sale de la sede de la Morgue de Lima. Sus restos serán llevados a Cajamarca, al norte de Perú. (Crédito: Agencia de Noticias Andina/ Eddy Ramos)

Conocida la muerte de Juana Mendoza, los médicos que la atendieron en Lima detallaron que ocurrió por un paro cardiorrespiratorio.

"No pudimos hacer nada", se lamentó Luis Bromley, gerente de la Red Asistencial del hospital Guillermo Almenara de la capital peruana, donde la víctima estaba internada, citado por Andina.

En tanto, CNN intentó comunicarse sin éxito con el abogado de oficio de Esneider Estela. No obstante, en un video publicado el domingo 1 de julio, en la página Cajamarca Reporteros, el agente policial José Alfaro Santur asegura que Estela se declaró culpable ante la fiscal encargada del caso y su abogado de oficio. "Se ha visto acorralado y no ha podido negar la autoría y ha terminado confesando", declara el policía.

El segundo caso en 3 meses

El caso de Juana Mendoza recuerda a otro similar ocurrido en Lima y que también acabó con la muerte de la víctima tras varios días de agonía. El 24 de abril de este año, la joven Eyvi Ágrega fue rociada de combustible e incendiada viva dentro de un bus, por un sujeto que la acosaba y que luego confesó el crimen. Ágreda murió el 1 de junio tras semanas de esfuerzos médicos por salvarle la vida.

La Defensoría del Pueblo publicó en sus redes sociales una gráfica en la que se ofrecían detalles de 12 feminicidios por quemaduras y 5 intentos por la misma modalidad ocurridos desde mayo de 2017 en el Perú. En la gráfica no está incluido el caso de Juana Mendoza.

"¿Cuántos feminicidios más tienen que ocurrir para que el sistema de justicia tome en serio la protección a las mujeres?", se pregunta la Defensoría en la publicación:

Previamente, en abril, la Defensoría emitió un informe en el que alerta de que en el primer trimestre de 2018 se incrementó en un 10% el número de feminicidios. En esa línea,las tentativas de feminicidio, habían también crecido un 55% respecto al año pasado.

En esa ocasión, la entidad exigió que se deben tomar medidas contra los feminicidios "para erradicar su naturalización, la tolerancia social y la persistencia de la impunidad" y los calificó de "grave problema de derechos humanos, salud pública y seguridad ciudadana".