CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Sarah Sanders dijo que los reportes periodísticos pusieron en peligro la operación contra Osama bin Laden, pero eso es falso

Por Jeremy Diamond

(CNN) — La secretaria de Prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders acusó de manera falsa a los periodistas por haber frustrado el espionaje de Estados Unidos hacia Osama bin Laden años antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2011.

“Los medios reportaron rutinariamente información clasificada y secretos del gobierno poniendo vidas en peligro y arriesgando valiosas herramientas de seguridad nacional”, dijo Sanders este miércoles al responder una pregunta sobre las amenazas e insultos que los reporteros han tenidos que enfrentar por parte de los simpatizantes de Trump.

“Uno de los peores casos fue el reporte sobre la habilidad de Estados Unidos de escuchar el teléfono satelital de Osama bin Laden a finales de la década de los 90. Por ese reporte, él dejó de usar el teléfono y el país perdió inteligencia valiosa”, agregó Sanders.

Esa aseveración es falsa y había sido desmentida hace varios años.

Sanders no respondió los requerimientos de CNN para preguntarle a qué artículo se estaba refiriendo específicamente, pero parecía estar recurriendo a una aseveración del expresidente George W. Bush y la Comisión 9/11.

En 2005, Bush y la comisión dijeron que un artículo de 1998 que fue publicado en The Washington Times reveló la habilidad que tenía el Gobierno de Estados Unidos de monitorear las comunicaciones satelitales de Bin Laden.

La historia en cuestión no decía que el gobierno estadounidense estuviera monitoreando el teléfono, sino que solamente reportó que Bin Laden usaba un teléfono satelital, algo que era ampliamente conocido en ese momento. Además, un articulo del Washington Post del momento de la acusación de Bush señala que los talibanes, y el propio Bin Laden, no el gobierno de Estados Unidos, fueron las fuentes de información sobre el uso del teléfono de Bin Laden.

Varios reportes de los medios, incluyendo uno de CNN, que fueron publicados hacia agosto de 1998 cuando salió el reporte del Washington Times, también señalaron que Bin Laden usaba un teléfono satelital, incluso para hacer entrevistas con los medios. Solo una historia del USA Today de ese tiempo cita a un exfuncionario estadounidense que decía que Bin Laden “teína una debilidad por su teléfono celular”.

A pesar de la falta de reportes sobre el monitoreo del gobierno de Estados Unidos a ese teléfono, algunos funcionarios de seguridad nacional de ese momento aseguraron que Bin Laden dejó de usar ese teléfono satelital por el reporte del Washington Times, y la Comisión 9/11 más adelante repitió esa aseveración.

El 7 de septiembre de 1998, el periódico Los Angeles Times, reportó el monitoreo del gobierno de Estados Unidos al celular del líder de al Qaeda, pero en ese mismo artículo agregó que Bin Laden podría estar reduciendo el uso de los dispositivos.

Sanders hizo la falsa acusación este miércoles mientras intentaba refutar preguntas sobre si era apropiado que los partidarios de Trump abuchearan, insultaran y amenazaran a los reporteros que estaban cubriendo los eventos de campaña, pues los periodistas tuvieron que enfrentar una vez más ese tipo de comportamiento en un evento del jueves en la noche.

Sanders dijo que el presidente “no apoya la violencia contra nadie”, pero “cuando se trata de los medios, el presidente piensa que los medios tienen una responsabilidad”.

“Apoyamos completamente una prensa libre, pero también hay cierto nivel de responsabilidad con eso”, dijo Sanders.

Los partidarios de Trump que se burlan de los periodistas que cubren los mítines de Trump rara vez se centran en los informes de seguridad nacional en la prensa, y en cambio les gritan a los reporteros que ellos creen que son injustos cubriendo a Trump y a su gobierno y usualmente repiten insultos que el mismo Trump usa.

Desde el principio de su candidatura, Trump ha atacado, despreciado y degradado a los periodistas. Desde que asumió la presidencia, también, en una ocasión, se refirió a la prensa como “el enemigo de la gente”.