Madrid (CNN) - España y Portugal enfrentaban este sábado otra jornada inusualmente calurosa, mientras que una ola de calor que ha matado ya a tres personas en territorio español amenazaba con alcanzar temperaturas récord. 

Extensas áreas en Portugal se encuentran en alerta roja por el calor, incluyendo la capital, Lisboa. Las temperaturas llegarán a los 45 grados Celsius en partes de la región de Alentejo, en la zona centro-sur del país, de acuerdo con la agencia local del clima, IPMA.

Un hombre toma el sol el viernes mientras otros se refrescan en el río Tajo, en Lisboa, Portugal.

Los pronósticos de la Oficina Meteorológica de Reino Unido indican que las temperaturas en la Península Ibérica este fin de semana "podrían superar el récord continental europeo de todos los tiempos de 48 grados".

Ese récord se alcanzó en la capital griega, Atenas, en julio de 1977. El récord para España es de 47,3 grados, mientras que para Portugal es de 47,4, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial.

El viernes, el ministerio de Salud de España confirmó tres muertes por el calor registradas esta semana.

Un hombre de 41 años sufrió un golpe de calor el miércoles mientras trabajaba en la autopista cerca de Murcia, en el sureste de España. Un hombre de 78 años fue hallado inconsciente en su jardín el jueves debido a un golpe de calor y luego murió en el hospital.

Y un hombre de mediana edad en Barcelona falleció el viernes como resultado de un golpe de calor después de ser llevado al hospital en condición crítica.

La agencia del clima de España, Aemet, emitió alertas rojas por el calor el sábado en partes de las regiones de Extremadura y Andalucía, en el suroeste del país, mientras que otras franjas en el resto del país se encuentran en alerta naranja o en alerta amarilla.

Una multitud en la playa de La Concha, en San Sebastián, España, el viernes.

La temperatura más alta registrada en España el viernes fue de 44,7 grados en Extremadura, mientras que el termómetro alcanzó los 44,5 grados en Sevilla, Andalucía, de acuerdo con los pronósticos de CNN. La ciudad histórica de Évora, capital de la región de Alentejo, alcanzó los 44,1 grados el mismo día.

La ola de calor coincide con lo más álgido de la temporada vacacional en Europa. Los turistas han sido advertidos de evitar el sol durante la parte más calurosa del día y estar alerta ante los riesgos de un golpe de calor, en particular con niños y personas mayores.

Las imágenes de satélite tomadas por Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea, muestran el impacto de la ola de calor en la vegetación en el norte de Europa entre finales de junio y mediados de julio.