(CNNMoney) - Un estimado de 400.000 millones de dólares han desaparecido del valor del mercado de las criptomonedas desde enero de 2018.

Los ahorros de la vida de Sean Russell estaban en entre esos 400.000 millones.

Russell muy raramente se metía en el mercado de valores y tenía poca experiencia en inversiones cuando puso cerca de 120.000 dólares en bitcoins en noviembre de 2017. Él quedó sorprendido cuando su dinero se volvió 500.000 dólares en solo mes.

“Creo que fue una mañana cuando desperté en la que hice cerca de 12.000 libras ($ US 15.600) en una mañana en mi inversión y esta siguió aumentado”, dijo Russell. “Estaba pensando, vaya, este pago, son las vacaciones con las que siempre he soñado”.

  • Mira en este videoBitcoin a la baja: ¿revienta la burbuja?

Pero el sueño no duró mucho para Russell, que trabaja como desarrollador de propiedades en Gran Bretaña, comprándolas y vendiéndolas. El precio del bitcoin sobrepasó los 20.000 dólares en diciembre, antes de colapsar. Ahora se vende a 6.300.

Russell intentó mitigar sus pérdidas cambiando dinero de bitcoin a una filial llamada bitcoin cash y a otras criptomonedas como ethereum y ripple. Pero no le funcionó, y Russell dice que las pérdidas en el papel de su inversión inicial han alcanzado el 96%.

“Fue devastador, un poco traumático, realmente”, dice Russell. “He visto historias en las noticias de multimillonarios que iban a bancarrota, y piensas ‘¿cómo puede pasar esto’, ¿Cómo puedes perder esa cantidad de dinero?’, y bueno, estoy en esa posición”.

Sean Russell perdió los ahorros de su vida tras el desplome de los precios del bitcoin.

Pero Russell no es el único.

Michel Rauchs, que hace investigaciones sobre criptomonedas y blockchain en el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge, dijo que la explosión del aumento de los precios, en 2017, atrajo una ola de inversionistas inexpertos.

“Inversores minoristas, estudiantes, amas de casa, incluso las abuelas fueron impulsados por el bombo publicitario”, dice Rauchs. “Los medios les dijeron que era la oportunidad de la vida. Ellos compraron en el punto más alto y ahora están sufriendo fuertes pérdidas”.

La caída ha dejado a inversionistas profesionales y entusiastas debatiendo cuál será el futuro de las criptomonedas.

“Claramente el frenesí que hemos visto y la volatilidad en el precio del bitcoin… recuerda mucho otras burbujas financieras que pasaron una y otra vez en nuestra historia económica”, dijo Benedetto De Martino, un economista de comportamiento en el University College London.

La fiebre que se apoderó de los inversionistas de la criptomoneda se ha desvanecido en los últimos meses. El presidente de JPMorgan, Jamie Dimon, y Warren Buffett, de Berkshire Hathaway, habían alertado a los inversionistas de mantenerse alejados del bitcoin.

La semana pasada, los precios del bitcoin cayeron más de un 20% en dos días después de que el Business Insiere reportara que el gigante inversionista Goldman Sachs pudo haber dejado a un lado sus planes de lanzar una mesa de negociación de criptomonedas.

Goldman Sachs le dijo a CNNMoney que no había tomado una decisión firme sobre bitcoin u otras criptomonedas.

La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de EE.UU., bloqueó varias propuestas de fondos cotizados en bolsa de bitcoins en los últimos meses, incluidos los planes de los gigantes ETF ProShares y Direxion y uno respaldado de los hermanos Winklevoss.

A pesar de las alertas, algunos empresarios de criptomomedas ven el auge y el estallido como dolores del crecimiento.

“Los mercados son cíclicos y aún hay una gran oportunidad para los inversionistas sofisticados”, dijo Benjamin Dives, presidente de la plataforma de comercio de criptomonedas London Block Exchange.

Antes de que él invirtiera por primera vez, Russell duró años rastreando los movimientos del bitcoin y estudiando la cadena de bloque o blockchain, la tecnología que sustenta las monedas digitales. Él dijo que el proceso de aprendizaje fue como resolver la trama de un misterio de asesinato.

Sin embargo, a pesar de la deuda, sigue siendo un inversionista comprometido.

“Tengo que tener esperanza en algo”, dice. “Necesito mantener mi mente ocupada en algo, porque cuando me enfoco en la pérdida del dinero, eso me destruye mental y emocionalmente”.