(CNN Español) - Mayra Arena es una joven de 26 años que sorprendió y conmovió a todos los argentinos con su charla titulada “¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”, donde relata parte de su experiencia personal.

El video, grabado en el marco de las charlas TEDx que suelen dar distintos pensadores y emprendedores, ya tuvo casi un millón 800 visitas en tres semanas y causó furor porque abordó un tema que genera polémica y prejuicios: la pobreza. Es que en su presentación intentó desmitificar, pero en primera persona, varios prejuicios que suele haber sobre los pobres: “¿Por qué los pobres no salimos de la pobreza?, ¿por qué repetimos las historias?, ¿nos gusta vivir así?", se preguntó.

MIRA: La mitad de los mexicanos son pobres, según expertos de la UNAM

“Tengo casi todos los estigmas que se puedan tener de pobre: soy hija de madre adolescente, no tengo padre, somos un montón de hermanos, ninguno tiene padre, dejé la escuela a los 13, fui mamá a los 14”, relató Arena, quien es oriunda de Villa Caracol, una de las zonas más pobres de la ciudad de Bahía Blanca, ubicada a unos 650 kilómetros al sur de Buenos Aires. Allí, durante su niñez y adolescencia soportó varias privaciones.

Arena inició su charla contando una anécdota personal que podría parecer muy tonta si no fuera tremenda. Relató la primera vez que fue al baño de la casa de una amiga en su infancia y descubrió el bidet, un accesorio de baño que acompaña a los inodoros y que se utiliza para la higiene íntima.

Ella, que no tenía baño en su casa y que siempre había ido al de la escuela o al de algún lugar público, no lo conocía y pensaba que en verdad se trataba de otro inodoro que se utilizaba solo para orinar. Por eso, contó, durante mucho tiempo lo utilizó de esa manera.

MIRA: Un ladrón en Argentina quiso escapar por la chimenea y quedó atorado

Con esa anécdota ella quiso demostrar que la gente pobre muchas veces es ignorante porque nunca tuvieron acceso a ciertas cosas. Pero además, suelen ser señalados por eso, como si ellos fueran culpables de esas situaciones.

"Es una injusticia que a los pobres se nos condene por no ser educados, pero nadie se pregunta jamás si recibimos educación. Y a los pobres se nos condena por no ser respetuosos, pero nadie se pregunta si alguna vez recibimos respeto. Y si me pongo un poco más sentimental y abstracta, a los pobres se nos juzga mucho por ser fríos y poco amorosos, pero nadie se pregunta si alguna vez recibimos amor", afirmó.

Por eso, Arena finalizó su charla con una frase que conmovió a muchos, pero sobre todo los dejó reflexionando: "Sé que es muy difícil comprender, y muchas veces se enojan, cuando nos ven ser como somos. Pero ahora, cuando salgan de acá, cada vez que se crucen a un villero, un pobre, un marginal, porque se van a cruzar, porque somos un montón, porque estamos por todos lados y porque no somos invisibles como muchos dicen. Pero cuando se los crucen, antes de enojarse y preguntarse qué tienen estos tipos en la cabeza, me gustaría que piensen si se hubieran enojado con una nena que les hizo pis en el bidet porque nunca había visto un baño".