(CNN) - En septiembre de 2017, María Torres estaba acurrucada en una habitación de la casa de su abuela con otros diez miembros de su familia.

El huracán María azotó a su nativo Puerto Rico. La tormenta más fuerte que azotó la isla en 85 años dejó muerte y destrucción.

"Fue realmente horrible", explica María Torres a CNN. "No teníamos energía, todo estaba desactivado", indica.

LEE: Golf al desnudo, la tendencia en desarrollo en los campos de Australia

Han pasado 12 meses y su realidad es más que distinta.

Se convirtió en la primera golfista puertorriqueña en obtener un estatus de tiempo completo en el LPGA Tour y, este viernes, disparó una ronda de 69 golpes para compartir el liderazgo a mitad de camino en el Evian Championship, la final de la temporada de golf.

Con Puerto Rico devastado, María Torres buscaba entrar a la serie clasificatoria LPGA Tour, conocida como Q-School.

Afortunadamente, Torres pudo viajar a Estados Unidos para la segunda etapa del proceso y logró el objetivo.

De vuelta a casa, Puerto Rico soportó meses de cortes de energía debido a daños en el sistema eléctrico.

"Éramos diez personas y nos quedamos todas en una sola habitación porque teníamos un generador", recuerda Torres. "Fue una especie de experiencia lavar la ropa con las manos, tengo que agradecer a mis tías, realmente me ayudaron mucho", agrega.

La puertorriqueña María Torres tiene buen rendimiento en la final principal de la temporada de golf femenino.

No todo fue fácil tras unirse al LPGA Tour. Antes del Torneo Evian, Torres se había perdido el corte en nueve de los 12 torneos anteriores, y ha registrado solo dos resultados entre los 10 primeros durante su año de debut.

Pero, a orillas del lago Geneva, todo se dio como debió darse. Un eagle fue el punto culminante de un exitoso primer día, mientras que cuatro birdies la llevaron al tope de la clasificación este viernes.

Por un momento, Torres se permite pensar en el cheque de 577.500 dólares para la ganadora.

"No quiero adelantarme, solo quiero seguir jugando", dice, aunque esboza una enorme sonrisa antes de admitir que "sería increíble".

"Solo busco oportunidades y jugar al golf, eso es lo único que puedo controlar", indica.

Una victoria para Torres también podría elevar la moral de un país que sigue en reconstrucción.

Y ella participa en iniciativas para contribuir con Puerto Rico, organizando un programa junto a su compañero profesional Rafael Campos, que recaudó 600.000 dólares para entidades benéficas de la isla.

"Fue increíble, solo ver a un par de golfistas reunidos para ayudarnos a reconstruir nuestro país", agregó. "Es increíble, somos afortunados de tener amigos que quieren ayudarnos", dijo.