(CNN) - Existen muchas razones por las que las víctimas de violencia sexual guardan silencio sobre el abuso que han sufrido. Sin embargo hay un catalizador que incita a muchas víctimas a dar un paso adelante.

Cuando una persona que alega haber sido víctima de agresión sexual acapara la atención nacional frente a las cámaras, muchas otras alzan la voz, pero en privado.

Este hecho no ha pasado desapercibido para el personal de RAINN, la organización para la Violación, el Abuso y el Incesto Nacional, por sus siglas en inglés.

Esta organización sin fines de lucro, dirige la Línea de Ayuda Nacional OnLine de Asalto Sexual.

Desde que la doctora Christine Blasey Ford acusara públicamente al magistrado designado a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, de abuso sexual se ha producido un incremento en el volumen de llamadas. Unas acusaciones que Kavanaugh ha negado categóricamente.

El jueves, el día que Ford testificaba frente a un grupo de senadores y todo un país, la Línea de Ayuda Nacional de Asalto Sexual registró un incremento en su volumen de llamadas del 201 % comparado con cualquier otro día. Así lo afirmó la portavoz de la organización, Sara McGovern.

Las cifras preliminares de RAINN apuntaban a que el jueves se había experimentado un incremento del 147% en comparación con cualquier otro día. La organización actualizó esa cifra este viernes.

Desde la aparición del movimiento #MeToo, muchas víctimas han tenido que lidiar con un bombardeo casi constante de informes noticiosos sobre los abusadores y sus víctimas. Y eso puede resultar abrumador, según Joyce Marter, una psicoterapeuta.

"Esta ocurriendo en todos los sitios y todo el tiempo," dijo. "Es un tanto deprimente."

El aumento reciente de llamadas comenzó antes de la comparecencia pública de Ford. El pasado fin de semana —el primer fin de semana tras darse a conocer la identidad de Ford— "se produzco un repunte del 57 % en las llamadas a la Línea de Ayuda Nacional Online de Asalto Sexual de viernes a domingo, comparado con cualquier período de viernes a domingo," de acuerdo con la portavoz de la organización, McGovern.

"A menudo observamos un incremento en las llamadas cuando las historias de agresión sexual son noticia. Por ejemplo, como sucedió con Harvey Weinstein y con el movimiento #MeToo. La línea de ayuda registró un incremento del 46 %, según McGovern.

De hecho, desde que el #MeToo se extendió por Estados Unidos hace casi un año, "la demanda para obtener los servicios de RAINN se ha disparado" asegura McGovern,

"Nuestros programas de servicio a la víctima pasó de ayudar alrededor de unas 15.000 víctimas por mes a unas 22.000 víctimas," dijo.

La línea de ayuda es confidencial y anónima, según McGovern. Ni siquiera ella puede ofrecer detalles sobre las llamadas recibidas.

Su consejo para las víctimas de abuso sexual o cualquier otra persona que tenga algún tipo de información sobre abuso o violencia sexual es obtener ayuda. Una ayuda que está a su alcance llamando a la Línea de Ayuda Nacional de Asalto Sexual at 800-656-HOPE or 800-656-4673 o visitando su página en internet www.rain.org.

Con información de Dakin Andone